DataMambo.com

Cuando te cuestionas tu vocación y la economía está en uno de sus peores momentos, puedes hacer una de dos cosas: o te das por vencido, o te detienes a reevaluar para seguir adelante. Al verse en esta encrucijada, el arquitecto Ricardo Álvarez-Díaz eligió la segunda opción.

Álvarez-Díaz, fundador y principal de la firma de arquitectura y diseño de interiores Álvarez-Díaz & Villalón, contó durante su participación en el H3 Tech Conference, que a sus 26 años abrió su propia oficina de arquitectura; su primera empresa.

“Entre arquitectos, se considera bien joven abrir una oficina propia a esa edad. Por un tiempo, como me llegaban proyectos y estaba entrando dinero, pues me iba bien. Pero cuando llegó el 2008, me di cuenta de que realmente no tenía idea de lo que estaba haciendo en términos de manejar el negocio. Era muy probable que eso ocurriera porque mientras estudiaba arquitectura nadie me enseñó cómo manejar un negocio de arquitectura. En otras palabras, nadie me preparó para ese momento”, relató.

ANUNCIO

En el 2008, el sector de construcción en Puerto Rico prácticamente se detuvo. “Cuando eso pasó, cuando dejaron de llegar los proyectos, hubo un momento que solo me quedaban $10 mil en la cuenta corporativa. Al no estar preparado para manejar ese tipo de situaciones en la vida de un negocio y no tener un mentor a quien acudir, me sentí perdido y pensé que la arquitectura no era lo mío”, dijo Álvarez-Díaz.

Ante este panorama, y siguiendo los consejos de su esposa y actual socia de negocios, la diseñadora de interiores Cristina Villalón, el arquitecto decidió buscar consejo de alguien en quien pudiera confiar. A pesar de que su consejero no era arquitecto, le ofreció un valioso consejo profesional y personal. Me dijo: “si no quieres ser arquitecto, tienes que parar en seco y repensar qué es lo que quieres hacer”.

Su consejero también le sugirió ir a un programa en la Universidad de Notre Dame para reeducarse. “Me dijo que el programa costaba $7 mil y que él me podía conseguir admisión al programa, pero yo tenía que pagarlo. Imagínate, yo con $10 mil en el banco y tenía que pagar una tercera parte de lo que me quedaba para asistir a este programa. Pensé, gracias, pero no gracias. Entonces, él se ofreció a pagarme la mitad del programa y mi esposa me dijo ‘Hazlo.’, y lo hice”.

Era el dueño de su oficina de arquitectura y para entonces ya tenía un portfolio extenso. Sin embargo, cuenta que se sentía fuera de lugar, pues el resto de los asistentes al programa eran CEOs de grandes compañías, como Boeing.

“Mi punto es que muchas personas pasan por lo que sea que ustedes están pasando en su proceso empresarial. Esta experiencia me hizo darme cuenta de que las cosas no pasan, sino que uno hace que las cosas sucedan. El problema no era que ya no quería ser arquitecto; el problema era la manera en la que yo decidí correr mi negocio y la manera en la que yo estaba manejando la carrera que yo escogí. El problema era el modelo de negocios, no yo”, dijo.

Por décadas, la cultura del arquitecto dictaba que no se debían anunciar porque se pensaba que la obra en sí debía hablar por el arquitecto. Ese era el modelo de negocios. Cero mecadeo.

“En mi retrospección, decidí que quería tener un negocio con propósito. Me reeduqué y me especialicé en diseñar edificios eficientes, o sustentables, como también se les conoce. Luego de pasar ese proceso de retrospección y educación, voilá, vino la globalización y en la globalización está la oportunidad”, dijo.

Con mecanismos como la Ley 20 del 2012, que permite a los empresarios operando desde Puerto Rico exportar servicios con el incentivo de pagar solo un 4% de contribuciones, se viabiliza aún más la expansión de negocios de servicios hacia otros países.

En el fondo, el proyecto comercial que desarrolló el Arq. Álvarez-Díaz en Dubai.
En el fondo, el proyecto comercial que desarrolló el Arq. Álvarez-Díaz en Dubai.

“Logramos una alianza con una firma en Barcelona, que nos abrió la puerta a otros mercados. Desarrollamos un proyecto en Dubai, en un centro comercial y luego se nos dio la oportunidad de empezar a negociar con inversionistas locales que querían hacer proyectos similares en otras partes. Hemos desarrollado proyectos comerciales en República Dominicana, Venezuela y Haití, además de Nueva York y Florida”, contó Álvarez-Díaz.

El arquitecto concluyó su participación en H3 Tech Conference, invitando a los asistentes a identificar aquello que los hace únicos y a establecer alianzas para crecer. “Independientemente de tu portfolio, siempre hay algo que tú haces, tu peritaje, que otros no tienen. Las asociaciones y alianzas representan tremendas oportunidades de crecimiento”.

 

1 comentario

  1. hector bezares
    26 de November de 2015 | 3:12 pm a las 3:12 pm — Reply

    Saludos Tecnetico, por favor necesito me ayudes con este pequeno problema poseo una laptop Toshiba Satellite L635 hace 4 o 5 anos. Durante ese tiempo nunca he tenido problemas con mi laptop. Hace varios dias y por los dichosos cookies de microsoft cometi el error de instalar el Window 10 . Desde entonce he tenido varios problemas con mi laptop incluyendo que ocasiones no apaga de ninguna manera teniendo que sacarle la bateria para apagarla. no quisiera continuar con el w-10 como puedo desintalar este so.? Gracias

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Campodata reconocido como startup del año en el H3 Tech Conference

Próxima entrada o post

"El futuro del empresarismo está en el salón de clases"