Logo de Lala.com

Desde aquel entonces en que escribí sobre iTunes (¡abril de 2003!), no había salido al mercado ningún servicio que, una vez más, despertara en mí la curiosidad por disfrutar, descubrir y re-descubrir la música.

Me refiero tanto a la que ya tengo almacenada en varios de mis repositorios (PC que funciona como Media Center en mi sala, en mi iPod, en mi teléfono, en mi Zune, etc.) como a la que no tengo.

ANUNCIO

Y es que entre los líos de la industria disquera y su batalla por entender la forma como nosotros los usuarios queremos usar la tecnología para consumir música, la industria ha estado ocupada tanto atacando como defendiendo, dejando la innovación en el mismo sitio donde dejó el cassette.

De hecho, los intentos por innovar como lo hizo Apple con iTunes (que entró al mercado en un momento donde la industria de la música estaba totalmente a la defensiva tras el cierre de Napster) no han sido muchos, si es que hubiese alguno que se pudiera comparar contra el gigante en que se ha convertido iTunes.

Sin embargo, en 2006 hubo un destello de algo que podría interpretarse como interesante.

NUEVO RESPIRO A LOS DISCOMPACTOS

En aquel entonces publicamos una historia sobre un servicio que permitiría intercambiar CDs de música, inspirado en la forma como eBay funciona. La idea era intercambiar CDs que uno tenga por otros que miembros del servicio tengan. Estos CDs entonces son enviados por correo en sobres pre-franqueados que el servicio le proveería a ambos.

Si el CD no estaba disponible para intercambio, los usuarios hubiesen podido adquirirlo a precios razonables mediante la compra del CD en sí o por descarga digital (“download”). Además, el sitio proveería un sistema de búsqueda y recomendaciones que busca revivir el concepto de las tiendas de discos de antaño, en donde melómanos se reunían para escuchar, discutir y comprar música. EL servicio tenía como nombre Lala.com.

En mi caso personal, me hice miembro de Lala.com y tuve éxito consiguiendo CDs que ya estaban descontinuados. Pero mi relación con el servicio se enfrió cuando, para continuar adquiriendo CDs de otros usuarios, me exigió que yo ofreciera algunos de los míos. Siendo yo un empedernido coleccionista, es lógico entender por qué perdí el interés.

Y tal parece que, no sé si por las mismas razones que yo tuve, el servicio no resonó con los usuarios ya que luego de ese comienzo, la empresa cambió su estrategia varias veces, más bien tal vez en respuesta a la cambiante situación de la industria de la música.

“Fast forward” a 2008. Es entonces que, en el mes de octubre y luego de varios intentos, Lala.com lanza una nueva versión de su servicio que muy bien podría ser el inicio de una nueva era en la forma como se consume música.

EL NUEVO LALA

Fundadores de Lala.com (foto: Lala.com)
Fundadores de Lala.com (foto: Lala.com)

Billy Alvarado, co-fundador de Lala.com, conversó en exclusiva con Tecnetico.com vía telefónica desde Palo Alto, California, sobre la re-invención del servicio y hacia dónde se dirige.

La visión de la empresa es que la música de sus usuarios esté accesible dónde y cuando ellos quieran, sin importar qué tipo de equipo se esté utilizando. “La música en la internet es el futuro. Así como lo (ha sido) para las fotos, mis finanzas, mi agencia de viajes… ¡todo hoy día es vía internet! Y mi música debe vivir en internet”, dijo el ejecutivo.

Fundada por Alvarado junto a otros tres socios incluyendo a Bill Nguyen, conocido empresario en serie, y creada por varios de los ingenieros responsables de servicios como Yahoo!, eBay, Blogger y AOL, esta nueva versión de Lala.com resulta ser muchas cosas que son útiles, innovadoras y vanguardistas…todas a la vez, y de forma legal.

El nuevo Lala.com:

> es una tienda “online” para comprar música, permitiendo que podamos adquirirla, ya sean canciones individuales o colecciones o álbumes completos, a precios por debajo de iTunes Store de Apple, al momento el líder de la industria. Una canción puede costar entre US89¢ y US90¢. Álbumes completos comienzan en US$4.99.

En este aspecto, Lala.com se distingue por ofrecer la música mediante archivos que se descargan o transfieren en formato MP3 a cualquier dispositivo. Esto contrasta con iTunes y otros servicios, los cuales ofrecen archivos en formatos propietarios, dificultando el que se puedan transferir y escuchar en equipos y programas que no sean los suyos.

Pero lo importante de este aspecto es que, al ser la música en formato MP3, esta es ofrecida sin sistemas anti-piratería de tipo “DRM” (“Digital Rights Management”). Esto quiere decir que, por ejemplo, contrario a la música comprada en iTunes, que sólo puede escucharse en el programa iTunes, en un iPod o iPhone, la música adquirida en Lala.com puede escucharse en prácticamente cualquier equipo capaz de reproducir archivos MP3. Esto incluye iPod, iPhone, Zune, computadoras, reproductores de CD/DVD y hasta los reproductores ultra-baratos que suele uno encontrarse en los lugares más inesperados.

Screenshot de Lala.com

Además, el precio de compra incluye acceso perpetuo a esta canción en Lala.com sin cargo adicional. Sin embargo, hay que tener cuidado con los archivos MP3 que uno descarga de Lala.com. Si se te borran o se pierde el equipo donde lo almacenaste, tendrías que comprar la canción otra vez, aunque si lo deseas puedes continuar escuchándola online sin pago adicional (más sobre esto adelante).

Lala.com no es el único servicio que ofrece canciones sin DRM. iTunes ofrece una limitada parte de su colección sin DRM. Amazon tiene lo que le llaman el “Amazon MP3”, pero está limitado a los 48 estados contiguos de la nación americana. El “Zune Marketplace” (la tienda de medios que ofrece Microsoft para su reproductor Zune) también ofrece venta de canciones con y sin DRM.

Es importante señalar que los archivos en MP3 que ofrece Lala.com son codificados en alta calidad, comprimidos mediante un método conocido como “variable bit rate” (tasa variable de bits), promediando los 256kbps. Este es un término que determina cuanta compresión fue aplicada a un archivo. En un MP3 esto significa que a mayor tasa de bits, menor es el nivel de compresión usado para crear el archivo, lo que resulta en una mejor calidad de sonido. Haz la prueba: toma uno de tus CDs, utiliza tu programa favorito para “rip” (copiar) y copia la misma canción a 128kbps y a. 256kbps y luego escúchalas. Créeme, notarás la diferencia.

Canción bajada de Lala.com es, en efecto, en formato MP3 (foto: Tecnetico.com)
Canción bajada de Lala.com es, en efecto, en formato MP3 (foto: Tecnetico.com)

Pero este asunto no concluye aquí. Una de las novedades de Lala.com es lo que hasta ahora ha sido una forma desconocida de adquirir música, llamada “web songs”.

En vez de adquirir canciones para ser descargadas (“downloaded”) a una computadora, web songs permite que por 10¢, el usuario pueda adquirir el derecho de escuchar cuantas veces desee y desde prácticamente cualquier equipo con acceso a internet una canción en Lala.com.

Confirmación de compra en Lala.com (foto: Tecnetico.com)
Confirmación de compra en Lala.com (foto: Tecnetico.com)

La principal desventaja es clara: sin internet, no hay música. Pero para aquellas personas que su estilo de vida les permite tener acceso constante a la red, los web songs podría ser una solución económica y legal para consumir música. Precisamente a esto es lo que apuesta Lala.com: que todos preferiremos tener toda nuestra información en internet. Además, el no tener que descargar las canciones implica el poder despreocuparse por hacer “backups” o resguardos de las canciones ya que, al estas residir en Lala.com, no hay forma de que se borren o se pierdan.

Como dato adicional, si se adquiere una canción por 10¢ y luego se desea adquirir el archivo MP3 para descargarlo, los 10¢ ya pagados se aplicarían como crédito al costo del MP3 de esa canción. Esto significa que si una canción en MP3 cuesta 89¢ y ya fue adquirida como “web song”, los 10¢ que ya fueron pagados serían descontados del total, bajando el costo del MP3 a 79¢. Por otro lado, están los web albums, equivalentes a un CD o álbum completo, pero que en vez de descargarlo, se adquiere el derecho de escucharlo ilimitadamente en Lala.com.

Tanto los web songs como los web albums ofrecen una innovadora y relativamente económica forma de comprar música que es totalmente distinta a lo que hasta ahora es ofrecido al mercado. Es la solución al dilema que surge cuando escuchamos una canción que “nos gusta, pero no lo suficiente como para gastar un dólar en ella”.

> es una forma de descubrir música de forma gratuita – contrario a otros servicios, que sólo permiten que escuches hasta 30 segundos de una canción, Lala.com te permite escucharla en su totalidad una sola vez, y 30 segundos todas las veces subsiguientes. Inclusive, es posible escuchar un álbum completo “de rabo a cabo” sin pagar un solo centavo. Es más, es posible estar escuchando todas las canciones que uno quiera sin pagar un sólo centavo, siempre y cuando no escuches la misma más de una vez. Esto es algo sin precedentes en el mercado de música digital.

La ventaja de esto es clara: muchas veces escuchar una canción por 30 segundos no es suficiente. Además, pasa a menudo que los 30 segundos que nos dan ¡son de la parte de la canción que menos ayuda a que uno la reconozca o haga que uno la quiera comprar!. Pero con Lala.com, el poder escuchar una canción o un álbum en su totalidad permite tener la experiencia completa del estilo artístico propuesto en la canción.

> es una red social que a su vez se integra otras redes sociales – mediante el uso de las últimas técnicas, Lala.com abre todo un mundo de posibilidades para que compartas tus gustos musicales tanto con usuarios del servicio como con aquellos que no lo son, mientas que al mismo tiempo conoces los de los demás.

Funciones de red social dentro de Lala.com (foto: Tecnetico.com)
Funciones de red social dentro de Lala.com (foto: Tecnetico.com)

Lala.com emplea un mecanismo social interno en donde el usuario recibe recomendaciones de varias fuentes: otros usuarios que estén en su lista de contactos o por medio de un listado global que refleja las tendencias de todos los usuarios, algo que Alvarado llamó “el último pedazo (que hace falta para tener) una experiencia completa”.

“Creamos un sistema, verdad, a donde podés encontrar gente que es muy influyente en música, entonces, y poder seguirlas. Yo quiero ver que es lo que esta persona está comprando o está viendo. En muchas maneras hablamos [que es] como “Twitter for music””, afirma Alvarado (Twitter es un microblog donde las entradas consisten en mensajes de un máximo de 140 letras). “Lo que estamos haciendo es que yo digo, bueno, si es mi artista favorito, si es un DJ, si es una persona que escribe [crítico de música] en internet, quiero ver qué es la música que ellos oyen, y puedo escogerla y tener un ‘feed’ de música que todos los días me está recomendando más y más música”.

Otro aspecto social (y hasta donde tengo entendido, único en su clase) es el poder, mediante el método de “embedding”, integrar álbumes y “playlists” a más de 10 tipos de sitios web tales como blogs o en lugares como MySpace y Facebook, de la misma manera como se puede integrar, por ejemplo, un vídeo de YouTube o un capítulo de una serie de TV de Hulu. Ejemplo: para dedicar una serie de canciones a mi novia, simplemente voy a Lala.com, busco las canciones y las añado a un “playlist”, luego uso la función de “embed”, lo coloco en mi blog, como parte de mi perfil en MySpace, o inclusive se lo envío como un mensaje en Facebook y listo. Mi novia podrá escuchar mi amor por ella en canciones ¡sin que yo gaste un centavo! (A mi novia: cariño, esto es sólo un ejemplo. ¡A tí te compraría lo que fuere :^D!)

Funciones para compartir las canciones en Lala.com (foto: Tecnetico.com)
Funciones para compartir las canciones en Lala.com (foto: Tecnetico.com)

Otra cosa que Lala.com permite hacer es descargar un widget/gadget para Mac o Windows de tal forma que tengas acceso a uno o varios “playlists” directamente desde el “desktop”.

> es una nueva forma de almacenar y acceder la música que ya tienes – debido a la casi total dependencia de la internet para los servicios que Lala.com ofrece, es lógico que toda la música ya comprada esté accesible a través del servicio. ¿Pero qué de aquella que ya tengo y que no fue comprada en Lala?

Lala.com incluye sin costo adicional un servicio de “locker” o casillero en línea para la música que ya tienes y que no fue comprada a ellos. La idea es que, además de tener acceso a la música que adquieras en el servicio, en tu cuenta puedas también, desde cualquier computadora en el mundo, escuchar toda la música que ya tienes.

Esto se hace mediante un programa que Lala.com ofrece sin costo adicional llamado “Music Mover”. Al instalarlo en una PC o Mac, este programa primero analiza las canciones almacenadas en esta con el propósito de detectar aquellas que ya estén en la colección de canciones que Lala.com ofrece y aquellas que no.

Programa "Music Mover" permite transferir a Lala.com toda tu música (foto: Tecnetico.com)
Programa "Music Mover" permite transferir a Lala.com toda tu música (foto: Tecnetico.com)

Una vez haya finalizado este proceso, Music Mover procederá a transferir a los servidores de Lala.com aquellas canciones que no sean ofrecidas en el servicio. Las que sí están en el catálogo de Lala.com simplemente son identificadas y añadidas automática e instantáneamente a tu cuenta de la colección de canciones que Lala.com vende, pero sin costo alguno para tí. Esto evita que haya que invertir tiempo en literalmente “upload” o transferirlas a Lala.com. De ese punto en adelante, toda tu música estará integrada con la que hayas adquirido, accesible con tan sólo tener un navegador de internet y una conexión de velocidad decente. Dicho sea de paso, el interfaz de usuario es sumamente parecido al de iTunes, lo cual lo hace familiar y fácil de usar.

Este aspecto de Lala.com tiene como virtud el que crea un “backup” o resguardo virtual de una lista de las canciones de tu colección, cosa de que si pierdes tu música, por lo menos sepas qué era lo que tenías y así recobrarlo. Y hago énfasis en que, para todos los propósitos prácticos, lo que se guarda en Lulu.com es una lista de canciones que, en caso de que se pierdan o se borren de tu computadora o dispositivo de almacenamiento (disco duro, iPod, etc.), tu cuenta en Lala.com podría servir como guía para recuperarlas.

Y es que el utilizar esta función de Lala.com no significa que en caso de desastre podrás recuperar tu música descargándola del servicio sin pagar. El que puedas subir tus canciones es sólo para propósitos de acceso conveniente, no como tal para realizar un “backup” del cual puedas disponer luego.

Así que, si perdiste tu música, o la repones comprándola vía Lala.com, o por los mismos medios donde originalmente la conseguiste.

Sin embargo, Alvarado ve esto como un preludio de lo que será la forma como las personas disfrutaran la música en el futuro a corto plazo. “En realidad lo que estamos tratando de decirle al mundo es que nosotros tenemos una visión que en dos o tres años tal vez nunca vas a querer tener esa canción en tu computadora”, dijo el ejecutivo.

“Y en parte va a haber cierta gente que van a decir ‘bueno, pongo toda mi música en Lala, empiezo a comprar websongs, empiezo a tener todo eso…y en el día de mañana, cuando compre mi próxima computadora, tal vez ya no me interesa transferir toda esta colección, verdad, porque ya tengo una experiencia donde…ya está ahí…conecto mi próxima computadora y con tal de que tenga un ‘browser’ (navegador de internet), ahí está mi música”, añadió diciendo.

Otro aspecto del Music Mover es que este no sólo se encarga de que la música que hayas comprado en formato MP3 sea descargarla a tu computadora, sino que también se ocupa de colocarla en el lugar correcto, de tal forma que si tienes un iPod, iPhone, Zune o lo que sea, el programa que utilices para transferir música a estos aparatos encuentre la música que descargaste de Lala y la transfiera a estos equipos si intervención adicional de tu parte.

EN ARMONÍA CON LAS TENDENCIAS

Lala.com es parte de una nueva tendencia que ha alcanzado fuerte arraigo: el incremento en el uso de la internet no tan solo como forma de acceder información, sino también como una forma de almacenarla para así organizarla y accederla desde cualquier parte del mundo y a través de una enorme variedad de equipos que se conecten a la red. Y de acuerdo a lo expresado por Alvarado, la visión de su compañía va en total armonía con dichas tendencias.

En realidad es fácil entender el porqué Lala.com hace sentido para quienes viven “ultra-conectados”. Al momento, cada vez más personas de todo tipo utilizan la internet para almacenar y hasta crear o editar sus documentos mediante servicios como Google Docs, Windows Live SkyDrive, entre otros. Entonces, en vez utilizar alguno de estos servicios para almacenarla, en vez toda la música sería almacenada en Lala.com.

Y si bien es cierto que sin acceso a internet los beneficios de Lala.com son limitados, también es cierto que cada vez más estamos constantemente conectados a la red: ya sea en nuestro hogar, en la oficina, y hasta en lugares públicos.

Sin embargo, aún sin tener acceso constante a la red y que esta sirva como ente habilitador para escuchar nuestra música favorita, Lala.com podría de todos modos ser una alternativa a las formas como hasta ahora podemos adquirir música (más adelante explicaré esto).

USÁNDOLA(LA)

Lo sorprendente de Lala.com es lo bien que hace las cosas que hace.

Para empezar, este no es muy exigente en cuanto a requerimientos de uso. Sólo se requiere que se haya instalado Flash en la computadora o dispositivo donde se habrá de acceder el servicio, y listo.

¿Y el iPhone (el cual no integra Flash)? Pronto Lala.com habrá de presentar al mercado un “app” que permita acceso. ¿Permitirá Apple que se pueda descargar el app de Lulu.com en el App Store? De acuerdo a Alvarado, sí.

Usuarios nuevos les es presentada una pantalla que ofrece más información sobre Lala.com, así como la oportunidad de crear una cuenta, acto que no conlleva compra alguna. Pero para empezar a escuchar música no tienes que suscribirte; puedes escoger de la selección ofrecida en esta primera pantalla. Sin embargo, si quieres realizar búsquedas y/o escuchar alguna canción que no esté en la pantalla de inicio, entonces sí es necesario crear una cuenta.

Pantalla de inicio de Lala.com (foto: Tecnetico.com)
Pantalla de inicio de Lala.com (foto: Tecnetico.com)

Una vez creada, puedes realizar búsquedas y, de manera inmediata, empezar a escuchar música sin haber desembolsado ni un sólo centavo. Ahora bien, Lala.com va más allá.

En el acto, este le asigna al usuario nuevo 50 créditos para que pueda adquirir 50 web songs sin costo alguno. Así es, con tan sólo crear tu cuenta, ya puedes tener 50 canciones que podrás escuchar en el servicio todas las veces que gustes sin que te cueste un solo centavo.

La interfaz de usuario, inicialmente solamente en inglés, es limpia y no toma más de unos pocos minutos en dejarse usar. Usuarios de iTunes se sentirán muy a gusto, ya que esta es prácticamente idéntica.

Interfaz de usuario de Lala.com (foto: Tecnetico.com)
Interfaz de usuario de Lala.com (foto: Tecnetico.com)

Los enlaces para navegar el sitio están bien localizados, haciéndolos fáciles de encontrar. A la izquierda, tal y como en iTunes, está lo que se necesita para ir a la página principal, explorar por género musical, ver mi perfil, entre otros. Además, los inicios de Lala.com aún existen: todavía es posible intercambiar CDs con otros miembros.

Finalmente, esta área provee acceso a mi colección, nombre que Lala.com le da al conjunto de canciones, álbumes y playlists en el sistema. Es aquí donde podrás acceder a toda la música, tanto la que subiste como la que has comprado. En adición a esto, ofrece mostrarte la música que ha sido recién añadida, “uploaded” (subida), así como escuchada.

En la parte superior están los usuales controles presentes en todo programa para escuchar música: play, pausa, cambiar de canción, retroceder, avanzar, reproducción al azar (“random”), etc. Es aquí donde la tecnología Flash es usada: el reproductor es implementado utilizándola, lo que explica en parte la rápida reproducción de canciones.

Me gustó mucho el hecho de Lala.com prácticamente funciona como un programa instalado; una vez empiezas a escuchar música, puedes navegar a casi cualquier otra parte de Lala.com sin que la música se interrumpa.

Debajo del logo, a la extrema superior izquierda, aparece la cantidad de dinero que tengo en mi “wallet” (cartera), así como los créditos (que equivalen cada uno a 10¢) y que pueden ser utilizados para web songs y/o web albums. Lala.com ofrece varios métodos para añadir tanto créditos como dinero como tal para adquirir MP3s: Visa, MasterCard, American Express y PayPal.

Realizar búsquedas es un acto simple y fácil de ejecutar utilizando un área omnipresente en todo el sitio. Esta está localizada en la extrema superior derecha de la pantalla. Al empezar a escribir el nombre del artista, la canción o el término que fuere a buscar, rápidamente aparecen sugerencias para que uno no tenga necesariamente que escribir el término completo; el mismo sistema que ofrece YouTube en su caja de búsqueda y Apple en iTunes.

Resultado instantáneo de búsquedas en Lala.com (foto: Tecnetico.com)
Resultado instantáneo de búsquedas en Lala.com (foto: Tecnetico.com)

Los resultados aparecen de forma limpia y organizada, flanqueados por un enorme botón de “play” codificado por colores: azul significa que la canción puede escucharse en su totalidad, amarilla y gris indican que sólo está disponible un adelanto de 30 segundos, y gris claro es que la canción todavía no está disponible en Lala.com. Sería bueno que implementaran una forma de poder indicarle a Lala.com que me notifique una vez una canción “en amarillo” o “en gris” esté disponible como web song, web album o como MP3 ya que, con el pasar del tiempo, puede ser que yo no me acuerde.

Comparado con iTunes, fueron muy pocas las canciones que no pude conseguir en Lala (recuerda que la mayoría de la oferta de iTunes es con DRM, mientras que en Lala no). Solo espero que su catálogo crezca con rapidez para así no tener que esperar mucho para tener en mi colección “Irgenwie, Irgendwo, Irendwann (2003)” de la banda alemana Nena.

Pero de que encontré, ¡encontré!. Versiones en vivo, extendidas, re-masterizaciones y hasta re-ediciones recientes de clásicos y mega éxitos están en Lala. Un ejemplo lo es la edición “super deluxe” del 25to. aniversario de “Thriller” de Michael Jackson, completo con las versiones de “Beat It” con Fergie y “Billie Jean” con Kanye West. ¿Y el precio? Si quiero el álbum completo en MP3, son US$14.00, comparado con $19.99 en iTunes. Pero si quiero el “web album”, ¡entonces sólo cuesta US$1.40! (30 web songs a 10¢ cada uno normalmente son US$3.00, pero Lala.com aplica un descuento cuando se compran web albums). Sin embargo, es necesario mencionar que por $19.99, la versión en iTunes incluye 4 vídeos, 1 canción extra (“Billy Jean – long version”), así como el librito o “booklet” de esta edición especial. Nada de esto está incluído en la versión de este álbum ofrecida por Lala.com, y para puristas, esto podría ser imperdonable.

Como mencioné, los web songs cuestan 10 centavos. Si ya lo tienes como “web song” y deseas convertirlo en un “download” (archivo descargable en MP3), esos 10¢ son descontados del precio original, aún si estos provienen del crédito de 50 websongs que se te otorgó inicialmente.

La música latina también está presente en Lala. Julieta Venegas, Juanes, Gilberto Santa Rosa, Chayanne, Don Omar y hasta Chucho Avellanet aparecen, cada uno con una extensa selección de canciones y álbumes. De hecho, la forma como Lala presenta la información sobre un artista es estelar: información tomada de fuentes como Wikipedia hacen el conocer más sobre el artista un placer. La web 2.0 y sus virtudes están presentes en todos los aspectos de Lala.com.

Una vez encuentro lo que quiero, puedo decidir entre un web song (o web album), descargarlo en MP3, o compartirlo mediante la función de “share”. Es mediante esta que puedo recomendar esta canción a alguien, copiar el enlace (formato URL) para poder “enviar” la canción por mensajería instantánea o e-mail, compartirla en Facebook o añadirla a una lista llamada “Forecast”. Esta permite que escojas 4 canciones que si fuese por ti, “todo el mundo debería escuchar”. Esta lista se utilizará para influenciar a tus amigos a que las escuchen.

Los resultados de Lala.com son ricos en contenido adicional (foto: Tecnetico.com)
Los resultados de Lala.com son ricos en contenido adicional (foto: Tecnetico.com)

Otro admirable aspecto de Lala.com es la inclusión de “videos”. En cada canción verás una serie de opciones: “gift” (para regalarla a otra persona que puede ser un miembro de Lala o alguien con una dirección de e-mail), “share”, “playlist” (añadirla como web song tanto a un playlist existente como a uno nuevo), y “videos”. Al hacer click ahí, Lala.com te mostrará los vídeos de esa canción en Youtube, y sin navegar fuera del servicio, te permitirá verlos al instante. De “Pobre Diabla” de Don Omar me mostró 12 vídeos distintos a escoger. ¡Ciertamente han pensado en todo!

Las velocidades de descarga son rápidas, tanto para los web songs (prácticamente los empiezas a escuchar instantáneamente) como para las descargas de MP3s. Sin embargo, y como en todo lo que dependa de un buen ancho de banda, mientras más rápida sea tu conexión, mejor.

¿Y qué tal la música que ya tengo? Decidí transferirla TODA a Lala.com. En mi caso, tengo sobre 30 gigabytes de música en formato MP3 y codificada a 320kbps (sí, soy un perfeccionista, y no la tengo en formato WAV [sin compresión] porque no me resulta práctico, pero si pudiera…). Me preocupó el hecho de que tal vez al transferirla esta fuese a procesarse y que perdiera calidad, pero Alvarado indicó en la entrevista que la canción se almacena tal cual. Y pensándolo bien, con lo económico que hoy día estan los sistemas de almacenamiento digital como discos duros, etc., 30 gigabytes no son nada.

Al ser tanta información, es lógico que la aplicación “Music Mover” tarde en finalizar la transferencia. El proceso lo inicié hace dos días, restándole todavía al momento de escribir este artículo 1 día y varias horas.

Sin embargo, algo bueno es que no tengo que esperar a que el proceso finalice para poder escuchar mis canciones. Las que ya han sido transferidas están disponibles instantáneamente. Inclusive, si tengo que editar la metadata (artista, título, álbum, género, etc.), Lala.com me lo permite. Sería bueno que Lala.com ofreciera aplicar a mi colección el mismo sistema de metadata que aplica a las canciones que vende para así ayudarme a organizar mi colección.

Hay mucho más de la funcionalidad de Lala.com que pudiésemos mencionar, pero el espacio disponible aquí me traiciona.

EL FUTURO DE LALA.COM

A preguntas nuestras, Billy Alvarado dio un atisbo de qué características podrían, en un futuro no muy lejano, ser parte de Lala.com.

Al momento, Lala.com solo está disponible para Estados Unidos y Puerto Rico en idioma inglés. La empresa espera ofrecer el interfaz de usuario en español, así como hacer disponible el servicio en otros países incluyendo Latinoamérica para la segunda mitad del próximo año. Y Latinoamérica es algo importante para él ya que Alvarado es hondureño.

Además, el ejecutivo indicó que Lala.com podría también ofrecer un servicio de “backup” o resguardo que entonces sí permita que aquellas canciones que hayas transferido al servicio y que, por la razón que sea, hayas perdido, puedas descargarlas.

CONCLUSIÓN

A mi entender, Lala.com podría convertirse en el primer servicio de compra y manejo de música en la internet que amenace la supremacía de iTunes en el mercado de música digital.

En su contra tiene la dependencia casi total de acceso a internet para utilizar la mayoría del servicio, aunque como indicamos, es posible usarlo y aprovechar la disponibilidad de comprar música sin DRM. Además, el hecho de que no ofrezcan vídeos y otros tipos de archivos que sean parte de un álbum posiblemente impida que la oferta de Lala.com no sean fiel en contenido a la que se pueda adquirir en otros servicios o inclusive físicamente en una tienda.

Por otro lado, la ventaja de que las canciones son ofrecidas en formato MP3 (sin protección contra piratería que muchas veces resulta sumamente limitante y causa más problemas de los que resuelve), el innovador formato web songs/albums y la conveniencia de que uno pueda tener acceso completo vía internet a su colección de música ciertamente distingue por mucho a Lala.com de otros servicios.

Alvarado finalizó nuestra entrevista enfatizando cómo la empresa visualiza el futuro. “La visión de Lala…es que ‘your music should be anywhere’ (tu música debe estar en todas partes). Entonces, cualquier teléfono, “appliance” (enser), tu “living room” (sala de estar), lo que sea…a medida que hay más y más conexiones al internet…cualquier forma de accesar el internet debería tener una forma de accesar tu música”.

Estaremos sumamente atentos al desarrollo y aceptación de este servicio, así como cualquier respuesta por parte de Apple, Amazon o cualquiera que ofrezca venta y acceso a música ante la llegada de Lala.com.

Sin comentarios aún. Haz que el tuyo sea el primero.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

A un paso de la bancarrota Circuit City

Próxima entrada o post

Adquiere AT&T a Centennial Communications incluyendo operaciones en Puerto Rico