La abrumadora mayoría de los equipos portátiles que tenemos utilizan baterías o pilas de tipo Lithium-Ion (li-ion), que resultó ser un gran avance versus aquellas hechas de “Nickel-Cadmium”. Quien utilizó dicho tipo de batería de seguro recordará una de sus múltiples desventajas: el “efecto memoria” que hacía que estas pilas rápidamente perdieran capacidad con el uso.

Aún cuando ese problema en particular quedó más o menos resuelto con Lithuim-Ion, no debemos olvidar que hay otros aspectos relacionados a este tipo de batería que debemos saber para alargar su capacidad de almacenar carga, y por ende, que tenga una vida útil más larga.

1 TIENES QUE DARLE USO – contrario a como sucede con las pilas de tecnología antigua (su capacidad se reduce con cada uso), en las pilas modernas con Li-Ion la capacidad se va reduciendo cuando no las usas.

ANUNCIO

En la gran mayoría de los casos, las baterías de un equipo que siempre está conectado eventualmente perderán su capacidad de retener carga, por lo que se recomienda que al menos cada dos a tres meses lo utilices con pilas como fuente de energía hasta que quede aproximadamente un 20% de carga. Una vez alcance este nivel de carga, conéctalo nuevamente.

 

Indicador de nivel de carga de batería en una MacBook (foto: William Hook | Flickr)
Indicador de nivel de carga de batería en una MacBook (foto: William Hook | Flickr)

Esto también afecta a equipos que llevan mucho tiempo almacenados o que nunca se han utilizado. El ejemplo clásico es aquel equipo que lleva largo tiempo en una tienda sin venderse, ya que como nunca sus pilas han recibido carga, los químicos dentro de estas (la mezcla de litio e ion) han permanecido sin cambios, y por ende van poco a poco perdiendo su capacidad de carga.

Cuando vayas a comprar un equipo, verifica si en el empaque se indica su fecha de manufactura y, al igual que cuando compras leche o algún producto perecedero, busca el más fresco.

2 DILE NO AL CALOR EXTREMO – someter equipos que integran baterías al calor extremo no sólo podría afectar su apariencia física y funcionamiento general. Esto también impacta directamente a la capacidad de las pilas de retener su carga.

Como regla general, el mantener un equipo funcionando dentro del rango de 68° a 77° Fahrenheit (20° a 25° Celsius) es lo ideal para maximizar la vida de las baterías. ¿Por qué?

Cuando expuestas a mucho calor, una capa protectora dentro de las pilas tiende a descomponerse. Esto causa que los mecanismos internos de la pila tengan que reconstruir dicha capa protectora, y para hacerlo, es necesario utilizar parte de la carga eléctrica que esta almacena. Esto tiene como consecuencia una reducción de la capacidad de energía que esta tenía para ofrecer.

Si por el contrario el ambiente está frío, las reacciones químicas dentro de la batería se desaceleran, causando que cuando tu equipo más necesita de la carga eléctrica (causado por un aumento en el uso o cambio en el tipo de  funciones), la pila no pueda responder con la velocidad necesaria y cause problemas.

¿Cual es peor? Definitivamente que el calor causa un efecto negativo mayor que el frío.

3 CARGAR O NO CARGAR…Y HASTA CUANTO – En caso de que tengas que dejar de usar un equipo por períodos extendidos de tiempo, se recomienda que descargues su batería hasta que llegue al mágico número anteriormente mencionado de 20% de carga. De esta forma, reduces la posibilidad de que estas pierdan su capacidad de retener carga por falta de uso.

Si por el contrario tu equipo es utilizado constantemente de una forma que las pilas están constantemente cargando y descargándose, lo ideal es que en vez de que dejes que su carga llegue hasta 100%, lo desconectes y cuando llegue a 80-90% vuelvas a cargarlo, es mucho mejor si esa fluctuación se da de 55% a 45%.

¿A cuanto no nos ha pasado esto? (foto: Martin Abegglen | Flickr)
¿A cuanto no nos ha pasado esto? (foto: Martin Abegglen | Flickr)

En otras palabras: si estás constantemente conectando y desconectando tu equipo, deja que su carga baje de 100% a 55%, y una vez alcanzado este número, procura que cuando lo vuelvas a conectar a la electricidad sea cuando el nivel de carga de la batería haya descendido a 45%.

4 SIN PAUSA…PERO SIN PRISA – ya sea por medio de la función de aumento de velocidad del procesador en una laptop o el incrementar la brillantez en un celular o tablet, estas acciones causan un aumento en la velocidad de consumo de energía.

Para una batería o pila, esto causa un efecto adverso que sin duda alguna afectará su capacidad de carga.

Por tanto, evita el tener que de forma súbita aumentar el nivel de consumo de energía mediante acciones como estas cuando tu equipo esté operando con sus baterías.

Sé buena gente con las baterías o pilas de tus equipos y verás como podrás obtener más capacidad, funcionamiento y durabilidad de estas.

Sin comentarios aún. Haz que el tuyo sea el primero.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

EXCLUSIVO: Wi-Fi Calling para el iPhone en AT&T llega el 8 de octubre

Próxima entrada o post

No se ve un "Netflix tax" para Puerto Rico en el horizonte, pero hay que estar vigilantes