En pleno inicio del apogeo del verano, Chicago, conocida como “la ciudad de los vientos’, puso en efecto el “Amusement Tax”: un impuesto a todo entretenimiento ofrecido o consumido dentro de la ciudad.

En la ley que habilita este impuesto, que forma parte del código municipal de la ciudad (Sección 4-156-020(A)), está la provisión #2, inciso 3:

cualquier programación de televisión por paga, sea transmitida por alambre, cable, fibra óptica, láser, microondas, radio, satélite o medios similares.

Pero en la sección de “Taxability” es que queda meridianamente claro de que esta ley busca imponer un impuesto de 9 PORCIENTO a todo lo que sea entretenimiento por internet. Veamos la provisión #8, incisos a y b:

The amusement tax applies to charges paid for the privilege to witness, view or
participate in an amusement. This includes not only charges paid for the privilege to witness,
view or participate in amusements in person but also charges paid for the privilege to witness,
view or participate in amusements that are delivered electronically. Thus:

a. charges paid for the privilege of watching electronically delivered television
shows, movies or videos are subject to the amusement tax, if the shows, movies or videos
are delivered to a patron (i.e., customer) in the City (see paragraph 13 below);

ANUNCIO

b. charges paid for the privilege of listening to electronically delivered music are
subject to the amusement tax, if the music is delivered to a customer in the City

En otras palabras, “cargos pagados por el privilegio de ver programas de televisión, películas o vídeos distribuidos electrónicamente estarán sujetos al impuesto de entretenimiento si estos programas, películas o vídeos son distribuidos a un consumidor en la Ciudad”.

 

Foto: Bridget Braun | tookapic
Foto: Bridget Braun | tookapic

Netflix, Crackle, HBO Go, Amazon Instant Video, Google Play Movies, iTunes…todos, absolutamente todos quedan sujetos a este impuesto de 9%.

Como era de esperarse, algunos residentes de Chicago no se quedaron de brazos cruzados y sometieron una demanda contra la ciudad retando la validez de dicho impuesto.

Uno de sus argumentos es que, contrario a como es la televisión por paga tradicional, cuyo servicio es consumido de forma estacionaria, los servicios de ver películas y vídeos por internet son consumidos de forma nómada. A las 9 a.m. puedes estar en tu casa en el centro de la ciudad de Chicago, pero a las 3:00 p.m. podrías estar en otra ciudad con el mismo equipo que usaste en la mañana. Sin cambios grandes en infraestructura y estándares tecnológicos, es imposible determinar dónde ocurrió qué.

La ley dice que la elegibilidad se determina según la dirección donde el residente reciba su factura (“billing address”). Sin embargo, el código determina que el entretenimiento deberá ocurrir dentro de los confines de la ciudad. Un pequeño detalle.

Hay otros argumentos que la demanda expone en contra del “Amusement Tax”. Lo cierto es que esto ha abierto una caja de Pandora que, si la ciudad tiene éxito y el impuesto es validado por las cortes, podría “dar ideas” a otras jurisdicciones que desesperadamente buscan allegar ingresos al fisco.

Entonces, ¿cual es la primera que me viene a la mente, tomando en consideración dónde vivo y la situación que en mi entorno se desarrolla?

LA ISLA DEL ENCANTADOR IMPUESTO

Tras conocer sobre este impuesto, que ya de cariño le están llamando “Cloud Tax” (por que los servicios están “en la nube”), me di a la tarea de preguntar a entendidos de la materia y otro tipo de profesional con estrechas relaciones con los legisladores de la isla del encanto, Puerto Rico, a ver si esta idea estaba siendo considerada o si sabían de la misma.

Tras varias indagaciones, tal parece que aún no se está hablando de algo así como el “Cloud Tax” o “Netflix Tax” de Chicago.

Qué bueno.

¡Pero eso no significa que no debemos estar pendientes!

En alguna sesión extraordinaria, en alguna reunión a puerta cerradas, en alguna medida de 500 páginas aprobada a altas horas de la noche…

The devil is in the details“.

3 comentarios

  1. Alberto Pesquera
    23 de October de 2015 | 5:29 am a las 5:29 am — Reply

    Como dice el gringo: If don’t broken,don’t fix it
    Si no esta roto, no trate de arreglarlo,muchas veces las
    cosas marchan bien y por metidos y bregar con lo que anda bien lo que hacemos es dañarlo. Entendemos la posicion de Tecnetico de informar.
    Quizas si no es por Tecnetico que se trae la noticia es otro medio que la trae y eso no es malo. Lo malo es que esta es la isla de la ineptitud gubernamental y del monkey see monkey do. La mayoria si no todas las leyes nuevas que tenemos el gobierno se las copia de lo que ve en el extranjero, como Florida,California,New York…. You named. Y es por esa misma ineptitud y por estar copiando que estamos ahogados en lo llanito,porque lo que funciona en otras juridisciones y es bueno allá,no necesariamente funciona aqui. Esperemos que esto no se convierta en un impuestos más a nuestro ya maltrecho bolsillo que ya no da más sino sangre por tanto abuso.

  2. Víctor
    8 de October de 2015 | 1:19 pm a las 1:19 pm — Reply

    Lo mismo iba a escribir. No debieron divulgarlo. Hay cosas,…y hay cosas.

    Soy fanático de ustedes, pero se les escapó.

  3. Eddie
    8 de October de 2015 | 12:23 pm a las 12:23 pm — Reply

    Wilton, calladito te ves mas bonito. Ya acabas de darle la idea a los rompe bolsillos del Capitolio, fanaticos de la palabra impuesto, y esto cuestion de meses veras las discusiones en las vistas que se dan en el Capitolio.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

4 consejos que extienden la vida de la batería/pila de tus equipos

Próxima entrada o post

AT&T confirma nuestra exclusiva y activa Wi-Fi calling