Un usuario no identificado publicó el miércoles en la red una lista de correos electrónicos que aparentan pertenecer a personas ligadas la Universidad de Puerto Rico (UPR), y que alegadamente fueron utilizados para crear cuentas en el sitio de internet AshleyMadison.com y cuya base de datos de más de 30 millones de usuarios fue puesta para acceso en la web.

Son más de 20 los correos electrónicos que aparecen en dicha lista, que fue publicada en el sitio para compartir datos de forma anónima privatepaste.com. Estos terminan en upr.edu (usuario@upr.edu), lo que significa que dichos usuarios podrían en efecto ser empleados y/o estudiantes de dicha institución universitaria.

Además de los correos ligados a la UPR, la lista incluyó dos correos asociados a la Universidad Politécnica, con sede en San Juan, Orlando y Miami., así como dos correos ligados a una universidad en Cuba y uno a Yahoo Mail.

Tecnético realizó una búsqueda de varias de las cuentas en la lista seleccionadas al azar en dos sitios con acceso a la base de datos de AshleyMadison.com (ashley.cynic.al y trustify.info) para intentar obtener una confirmación adicional de la autenticidad de lo publicado. Dicha búsqueda arrojó positivo, lo que da a entender que, en efecto, la lista es legítima.

PrivatePaste-UPR.EDU

Es importante señalar que los correos electrónicos incluidos en la lista pudiésen no haber sido utilizados intencionalmente por sus dueños o custodios y no es garantía de que estos hayan, en efecto, tenido una cuenta en AshleyMadison.com

ANUNCIO

De ser correcta esta información, la misma revela una perturbadora tendencia por parte de usuarios a utilizar su cuenta de correo electrónico laboral para asuntos personales.

Sin comentarios aún. Haz que el tuyo sea el primero.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

En "Día a Día" por Telemundo: revelan nombres y demás datos de usuarios de AshleyMadison.com

Próxima entrada o post

El app y sitio web perfecto para seguirle los pasos a las tormentas