No es todos los días que te llega un email diciéndote que te van a regalar dinero.

Como siempre hago cada vez que me levanto, tomo el teléfono en mis manos y verifico las comunicaciones que he recibido mientras este funciona bajo el modo de “sleeping”. Esto significa que, a menos que se cumpla con ciertos criterios, ese teléfono se mantendrá silente mientras yo duermo, que no es otra cosa que esas cortas horas de la madrugada en la que verdaderamente me desconecto del “Matrix”.

Pero hoy fue un día especial.

ANUNCIO

Veo el indicador de que me ha llegado correo electrónico nuevo, procedo a verlo, y…¿adivinen qué?

Familia Weir
Traducción: la adorable familia Weir (Sr. y Sra. Chris y Colin Weir) anuncian una donación de 800,000.00 libras esterlinas a usted. Envíe nombre, dirección, número de móvil, edad y ocupación.

Una adorable pareja de personas mayores oriundas de Inglaterra de nombre Colin y Chris Weir me han escrito, y así, sin conocerme, sin saber quien soy, sin tomar en consideración la posibilidad de que a lo mejor no me hagan falta, me ofrecen regalarme el equivalente en libras esterlinas (moneda de Inglaterra) a US$1.3 millones de dólares.

Me dieron ganas de tirar el teléfono al piso.

¿Cómo es posible que este mugroso teléfono no me haya avisado que desde las 4:03 a.m. soy un potencial millonario? Una situación como esta requiere actuar tal y como cuando uno va de vacaciones: prohibido dormir.

Menos mal y gracias a Dios que el teléfono no sonó.

A las cuatro de la madrugada, con el sueño a medio vivir y la mezcla del sentimiento de sorpresa y el empuje de la adrenalina, es probable que esto me lo hubiése creido por .00005 segundos.

Lo que pasa es que aunque la historia de los Weir es cierta, esto es otro caso más de personas inescrupulosas que por medio de las comunicaciones vía internet continúan tratando de tomar ventaja de tres situaciones que resultan ser reales.

Sí, los Weir ganaron en 2011 lo que en aquel momento se consideró el premio de lotería más grande jamás ganado en Europa: £161 millones (unos US$270 millones); sí, en efecto, ellos están donando parte de lo que se ganaron,y sí, hay mucha gente necesitada en todo el mundo.

Los Weir al recibir su premio (Foto: Facebook/Chris-and-Colin-Weir)
Los Weir al recibir su premio (Foto: Facebook/Chris-and-Colin-Weir)

Tras aclarar un poco mi cabeza luego de levantarme y leer semejante farsa, me puse a investigar y encontré lo que me parece a mi son claros ejemplos de cuando esto deja de ser “broma” o “gracioso” y entra en territorio de cosas que le parten a uno el alma.

Encontré una página en Facebook que supuestamente pertenece a los Weir, algo que dudo muchísimo, no porque no la puedan tener, sino porque en la descripción reza: “más ricos que los Beckam – pero no tan atractivos”.

Allí, varias personas que aparentan tener necesidades serias y reales, le escribieron a los Weir pensando que esa página en Facebook es de ellos y por consiguiente, leerán dicha comunicación, algo que definitivamente no sucederá. Aquí, uno de esos mensajes.

Familia Weir-3

Es muy triste y lamentable que lo que aparentan ser necesidades auténticas caigan en el abismo de la indeseable práctica de los “scam” o engaños por internet. Nadie, nadie, nadie va a usar la internet para, de forma abierta, canalizar donaciones de esta índole. Es como pararse en medio de una plaza pública y gritar “¡Tengo dinero! ¡Vengan y tómenlo!”. Imposible e increíble.

En cuanto al email que recibí de “los Weir” y que de seguro miles, sino millones, también habrán recibido, sepan que aunque, en efecto, tengo desde hace años un plan específico y bien formulado de lo que haría siendo millonario, no les voy a dar mi nombre, dirección, número de teléfono celular y demás datos que piden. Es muy probable que estos datos pasarán a formar parte de una base de datos donde, vendidos al mejor postor, de seguro me traerán complicaciones, dolores de cabeza y problemas. Este problema, que reaparece con fuerza de tiempo en tiempo, no es nada nuevo (abordamos el tema en 2004), pero la gente sigue cayendo como corderitos.

Aún cuando sé que el tener mucho dinero también trae complicaciones, dolores de cabeza y problemas, prefiero que estos sean causados estríctamente por el hecho de tener dinero y no por haberle pasado por internet a sabra Dios quién mis datos personales.

Así que, aún soñoliento, le digo a “los Weir” que no, que muchas gracias, pero no.

Lo más que me molesta es que pude haberme quedado durmiendo un rato más.

2 comentarios

  1. Eddie
    05/21/2014 | 12:15 pm a las 12:15 pm — Reply

    Ellos saben que miles y miles saben lo que significan estos mensajes y que son enganosos y el proposito final es apoderarse de tu informacion personal y confidencial y de alguna u otra manera llegar a tus tarjets de credito, cuentas bancarias etc.

    Ellos lo que hacen es el intento, saben que muchos ya saben el truco, pero como siempre, estara el ingenuo, el que busca dinero facil, el que se cree todo lo que sale en internet y se tira. Son los menos, pero ellos saben que solo unos cuantos, solidos en $$ sera suficiente. Y de millones de personas, par de miles que se tiren haran fortuna.

  2. Eddie
    05/21/2014 | 12:10 pm a las 12:10 pm — Reply

    Recibi tambien esta humilde comunicacion de gente humilde del otro lado del planeta, y dispuesta a ayudar a los demas…Pero, no gracias.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Nueva actualización para el HTC One M8 brinda más tiempo de uso a su batería

Próxima entrada o post

Microsoft apuesta a que su nueva Surface Pro 3 puede reemplazar cualquier laptop