Nota del editor:

fernmarie_airport[1]Estamos orgullosos de dar comienzo a una etapa excitante en la historia de Tecnetico.com. Puertorriqueños Tecnéticos consiste en una serie de entrevistas que esporádicamente estará en las páginas electrónicas de Tecnetico.com con el propósito de destacar a boricuas destacados en el campo de las ciencias y la tecnología.

 

ANUNCIO

Es para nosotros todo un honor y nos complace enormemente comenzar esta serie con una joven que labora como ingeniero aeroespacial en la firma Boeing y que está abriéndose paso hacia las estrellas: Fernmarie Rodríguez.

Espero que disfruten la lectura de esta entrevista tanto como yo disfruté hacerla para ustedes.

Cordialmente,
wilton_signature
Wilton Vargas
Editor

Es posible que en algún momento usted haya tenido en sus manos revistas como National Geographic, Time o Newsweek. Estas acostumbran traer a la atención pública personalidades sobresalientes, ya sea por ejecutorias extraordinarias en el ámbito personal o en el profesional.

Pero a pesar de que generalmente son historias alentadoras y que sirven como ejemplo a seguir, no siempre se logra una total empatía o afinidad con el o la protagonista de dicha historia por ser personas de otra nacionalidad o que viven lejos de nosotros.

A pesar de estar lejos de donde vivo, este no resulta ser mi caso. A miles de millas de distancia de Puerto Rico, isla que llamo hogar, no estoy leyendo una de esas publicaciones. Todo lo contrario. En la temperatura que llega del Océano Pacífico a la ciudad de Seattle en el estado de Washington, que dicho sea de paso es sorprendemente agradable para esta época, me ha tocado conocer a dos personas que muy bien podrían ser la historia principal de una de esas afamadas revistas y de las cuales una de ellas será la protagonista de este reportaje.

La historia de la mujer en las ciencias y la tecnología tristemente ha estado matizada por el escaso número de féminas que en este campo se desempeñan. De la misma manera que ha sido en otros ámbitos de su vida, esta también ha tenido que luchar contra los complejos y prejuicios de sus contrapartes masculinos para poder alcanzar sitiales importantes.

fernmarie[1]Por fortuna, la mujer ha sabido utilizar las estrategias correctas para penetrar aún más lo que por mucho tiempo fue considerado “un mundo de hombres”. Personalidades como Carly Fiorina, ex-presidente de la multinacional Hewlett-Packard, así como las principales oficiales ejecutivas de las firmas Xerox, Lucent y Autodesk son todas féminas. Más sin embargo, por ejemplo, sobre el 80% de los ingenieros que hacen posible el funcionamiento de la internet son hombres.

Es el anteriormente mencionado desbalance que hace una muy agradable sorpresa conocer, en la inmesidad del estado de Washington y en el aún más inmenso mundo de las ciencias y la tecnología, a Fernmarie Rodríguez.

CONOCIENDO A FERNMARIE
De usted encontrársela en cualquier parte, tal vez no se daría cuenta de todo el inmenso caudal de conocimento que su cerebro alberga. Esta joven de tan sólo 26 años de edad, nació en Arecibo pero se crió en Jayuya, la capital indígena de Puerto Rico. Y es ahí donde Fernmarie descubrió que mirar las estrellas le apasionaba grandemente.

“Mi sueño desde que yo era chiquita era ser astronauta. Siempre yo soñaba que quería ser astronauta. Yo miraba las estrellas y…I would be so mesmerized [me quedaba fascinada]…como que ¡wow!”, dice Fernmarie con un intenso brillo en sus ojos. “Como yo nací en Arecibo, pues siempre tuve esa ‘piquiñita’ (inquietud) por el observatorio”, confiesa la joven, refiriéndose al Observatorio de Arecibo, el radiotelescopio más grande del mundo y que es usado por científicos de todo el planeta para estudiar las señales de radio que transitan por el espacio y que, según algunos de ellos, pudiese incluir comunicacion por parte de seres de otros planetas.

escuelasuperior[1]Fernmarie cursó sus estudios de escuela superior o bachiller en la escuela Josefina León Zayas de Jayuya, logrando en 1996 graduarse con altos honores. Luego, entra al prestigioso “Colegio”, nombre con el se le conoce al Recinto de la ciudad de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico para estudiar física.

A MIRAR LAS ESTRELLAS (DE CERCA)
No es hasta 1998 que el sueño de tener cerca el Observatorio de Arecibo se le hace realidad cuando conoce a un profesor que trabajaba allí y este le consigue trabajo. Pero Fernmarie no fue conformista, ya que aunque estaba viviendo un sueño al trabajar en el observatorio, no perdía de vista a su próximo objetivo de conquista: la agencia espacial del gobierno de los Estados Unidos conocida como NASA. “Quería ser parte íntegra de NASA. Me dí cuenta que habían una academias de NASA que daban internados a estudiantes y hay una que se llama NASA Academy. Y yo quería ir a NASA Academy…¡yo quería, quería y quería!”, dijo enérgicamente la singular joven.

Es justo cuando tienen de frente la realización de un sueño que muchas personas miran su bolsillo en busca de recursos económicos y, como sucede en muchos casos, terminan abandonando su sueño al no tenerlos. Pero Fernmarie no se dejó vencer. “[Mi familia no tenía] amplios recursos…empecé poquito a poquito”.

Buscando en la internet descubre que la NASA tiene un programa con la Universidad de Puerto Rico llamado “Pascor” (Alianza para la Investigación Espacial y Computacional, por sus siglas en inglés) para promover las investigaciones científicas sobre la Ciencia Espacial. Ante tal descubrimiento, Fernmarie se entrevista con el decano de Ingeniería, el cual funge como asesor del programa, y le presenta su deseo de participar en “Pascor”.

Una vez aceptada en “Pascor”, Fernmarie decide fundar en Puerto Rico un capítulo de una organización conocida como “National Space Society”, que tiene como propósito atraer personas interesadas en el espacio, convirtiéndose en su presidente. Justo luego de esto es que se convierte ese año en la única puertorriqueña de entre 20 estudiantes de todos los Estados Unidos en ser aceptada en NASA Academy.

ALCANZANDO LOGROS
fernmarie_brucemelnick[1]La llegada del año 2001 trae a Fernmarie la culminación de sus estudios en Física Teórica Magna Cum Laude y una oferta de NASA para trabajar en sus facilidades en Houston, Texas con uno de los contratistas para esta agencia, de nombre United Space Alliance, para que se desempeñara en el entrenamiento de astronautas. Aunque a Fernmarie le pareció una oferta “inmejorable”, dentro de ella algo le decía que no debía conformarse. “…Internamente, yo quería ser astronauta, y yo sentía que con un bachillerato ‘it wasn’t there’ (no iba a llegar)…no me [sentiría] bien trabajando todos los días con astronautas y pensando ‘why didn’t I do it’ (¿por qué yo no lo hice?)”.

Es luego de este análisis que Fernmarie comienza otra importante etapa dentro de su desarrollo como profesional del espacio al decidir seguir estudiando para alcanzar una maestría en ingeniería mecánica. Sabiendo lo costosos que son los estudios post-graduados, Fernmarie identificó una posibilidad para financiarlos y sin titubear llenó la solicitud para una beca muy especial. De nombre “Harriett G. Jenkins Pre-doctoral Fellowship Program”, esta tiene como propósito el aumentar el número de mujeres, minorías y personas con limitaciones que participan en las disciplinas de matemáticas, ciencia, ingeniería y tecnología, y es otorgada anualmente a sólo 20 personas. Fernmarie fue una de ellas.

Al ser la primera puertorriqueña en recibir esta beca, Fernmarie abrió las puertas para que otros puertorriqueños también pudiesen solicitar la y recibirla; ya tres boricuas la han obtenido.

Siempre ávida de mantenerse al tanto de todo lo que le apasiona, la joven se enteró de la fundación del “International Space University” (ISU) en Francia, y ni corta ni perezosa decidió investigar más sobre algo que Fernmarie no sospechaba la llevaría a un punto importante en su carrera. Al mismo tiempo que cursaba su maestría en “el Colegio”, Fernmarie decidió llenar una solicitud de beca, valorada en $15,000, para asistir al ISU. Fernmarie fue elegida para la beca, logrando ir a Francia para obtener un grado en estudios espaciales espaciales.

[nggallery id=27]

UNA OPORTUNIDAD SIN IGUAL TOCA A SU PUERTA
Es en esta ocasión que la brillante joven conoce al Dr. Peter H. Diamandis, fundador del ISU. Además de haber creado el ISU, el Dr. Diamandis fundó el “X-prize”, una competencia que tiene como propósito incentivar el desarrollo de viajes espaciales sin depender del gobierno, algo que hasta ahora había sido la norma. Este premio acapara titulares alrededor del mundo al lograr tres veces colocar un vehículo no-gubernamental (el “SpaceShip One”) en el espacio, abriendo una ventana de oportunidad para que finalmente sea posible viajes rutinarios al espacio por personas comunes y corrientes.

En el 2003, Fernmarie terminó su maestría y aceptó trabajar con la compañía Lockheed Martin en Orlando, Florida. Más sin embargo, las estrellas parecen seguir llamando a Fernmarie, ya que recibió un e-mail por parte del Dr. Diamandis cursado a todos los egresados del ISU con un anuncio extraordinario.

El Dr. Diamandis llevaba once años tratando de obtener los permisos de gobierno necesarios para fundar la primera compañía que pudiese ofrecer vuelos comerciales donde las personas pudiesen experimentar un ambiente de zero gravedad, tal y como se vió en la película “Apollo 13”, estelarizada por el actor Tom Hanks. Es en ese e-mail que le es notificado a Fernmarie la inminente otorgación de los permisos necesarios y le invitaba a formar parte de la compañía que sería llamada “Zero Gravity”.

Fernmarie nos cuenta que ante semejante invitación, su reacción fue una: “¡yo quiero ir! ¡Eso es lo más cercano a ser astronauta!”. Es entonces que nuevamente otra meta a la que Fernmarie dirigió sus energías fue alcanzada. “La visión del fundador de Zero Gravity es que todas las personas que trabajen para Zero Gravity sean ‘space enthusiasts’ (entusiastas del espacio). Todos somos científicos, ingenieros, físicos, todas las personas, todas, no hay una que no tenga un grado de ingeniería o en ciencias y que le apasione el espacio.”

BRILLANDO CON LUZ PROPIA
Luego de este importante acontecimiento en su vida profesional, Fernmarie conoce a quien hoy es su pareja y se muda al estado de Washington para aceptar una posición con la firma Boeing como ingeniero aeroespacial.

¿Su trabajo diario? Redactar fórmulas matemáticas para simular la realidad. En los vuelos aeroespaciales, nada se deja a la improvisación. Es por esto que ingenieros como Fernmarie se dedican a recrear usando las matemáticas cada condición y/o posiblidad imaginable. El comportamiento de una superficie ante el impacto de la increíble velocidad para poder volar al espacio, la reacción de un ser humano ante situaciones peligrosas…todo eso se reduce a ecuaciones matemáticas que Fernmarie y su grupo producen a diario para garantizar que la carrera al espacio no esté llena de tropiezos y desgracias.

Al preguntársele en cuanto tiempo espera estar viajando entre las estrellas, alcanzado con esto su máximo anhelo, Fernmarie explicó sobre una gran limitación que se cierne sobre sus aspiraciones. “Ahora mismo hay aproximadamente 150 astronautas que están certificados, con dos años de “training (entrenamiento), que pueden ir al espacio. De estos, 60 nunca han ido al espacio. Estos ya están certificados…y desde la tragedia del Space Shuttle Columbia no han habido más vuelos…hay un “waiting list” (lista de espera) horrible. Es una limitación con la NASA”.

Más sin embargo, la joven ve luz al final del tunel. “Yo veo que en el futuro según ahora esto de Zero Gravity se está haciendo comercial y el X-prize…el espacio se va a hacer disponible a las personas, pero no va a ser a través de la NASA, o por lo menos en los próximos veinte años, el espacio va a estar disponible para todos…para tí, para mí, para todos”, agregó la joven con franco entusiasmo.

Procedimos entonces a realizar una serie de preguntas a Fernmarie, a las cuales la destacada joven no tuvo reparos en contestar.

Wilton: ¿De una escala del uno al diez, ¿cuán difícil se te ha hecho entrar a este mundo de hombres siendo tu mujer, latina y puertorriqueña?
Fernmarie: Yo empecé a ver los efectos de ser muchacha en ciencia, tecnología, matemáticas desde que estaba en el Colegio. Cuando estaba haciendo mi maestria en ingeniería mecánica, yo cogía clases en donde yo era la única muchacha…Siempre es algo que ya yo lo veo…me acostumbré ya.

No fué tan drástico como cuando vine a la industria aeroespacial. No tan sólo es el “challenge” (reto) de ser fémina, también es ser joven, porque en la industria aeroespacial las personas que trabajan conmigo…y yo me paso quejándome de esto, ¡no tenemos jóvenes que estudien ciencias, matemáticas, ingeniería! ‘We are lacking them, we are in need of them’ (nos hacen falta, los necesitamos)…yo no sé qué está pasando con los jovenes. De verdad, como que no entienden…yo quisiera poder motivar a las personas y yo hago mucho esto, yo voy a escuelas y universidades tratando de motivar a las personas que busquen esa curiosidad que tienen dentro de ellos…somos personas con capacidades inmensas para aprender y de explorar y de crear. Pero tenemos…yo no se si es mejorar la base , la educación fundamental de ciencias y matemáticas, yo no sé si es que lo cogen miedo, yo no entiendo exactamente lo que es, pero algo hay que cambiar.

 

Aquí en la industria aeroespacial necesitamos jóvenes, y mucho más, mujeres. Ahora mismo yo estoy en un grupo donde yo no veo ninguna muchacha, y si veo alguna, no es [en una posición] técnica…y tiene más de cincuenta años (ríe), sinceramente. Es fuerte en parte, pero no es imposible”.

W: ¿Cuál es el aspecto que más te satisface, que más te llena de esta carrera?
F: Lo más que me llena es el “sense of accomplishment” (sentido de realización). Es como sentirme que fui capaz de tener un sueño y haberlo alcanzado. Es como que tu vas creciendo y hay un “zone of comfort” (sentirse cómodo), en donde tu te siente cómodo y en esta zona alrededor de tí y como que [ir] más allá te da un poquito de miedo. Siempre está el miedo: ¿lo lograré? ¿seré capaz de hacer esto?

 

A menos que tu no trates y vayas más allá de tu “comfort zone” y “stretch your potential” (estires tu potencial), tu no sabes si eres capaz de lograrlo. Entonces cuando lo logras, es que tu sientes esta satisfacción…[y te dices a ti mismo que] entonces soy capaz de hacer esto otro y entonces sigues tratando. Entonces llegas a un punto que eso se hace normal en tí. De verdad puedo hacer lo que sea. Es poder sentir dentro de mi una confianza interna de que “I can reach anything” (puedo alcanzar lo que sea), y yo pienso que todas las personas son capaces también.

W: En tu aspecto profesional, ¿de qué tu estás segura?
F: Estoy segura que con motivación y un poquito de esfuerzo eres capaz de lograr lo que quieras. De eso yo estoy absolutamente segura. También me siento segura de que soy capaz y todos somos capaces de expandirmos a lo que nostros querramos. Yo he tratado bastante de ser como él (Alvin Chardón, su novio). Yo quisiera apreder las cosas que él sabe…el me ha enseñado a mi a programar [computadoras]. Es por curiosidad, por que a él le fascina tanto su trabajo que aunque yo tengo una disciplina totalmente diferente a la de él, yo siento que yo también puedo.”

W: ¿Qué le aconsejas a la juventud?
F: Si no tienes los recursos, búscalos. Según mi experiencia personal, yo les puedo asegurar que hay muchísimas compañías que están hambrientas por estudiantes que tengan interés de estudiar ciencias y tecnología. Están ahí, están los “sources” (fuentes) ahí. Te pagan el bachillerato, te pagan maestría, te pagan doctorado…basicamente, yo en el Colegio tenía un ingreso mayor que una persona que pudiese haber estado trabajando como ingeniero en Puerto Rico, con beca de la NASA. Están la gente hambrientos por personas que deseen desarrollarse…en realidad los necesitamos. No tan sólo aquí en Estados Unidos, si no a nivel global, pero particularmente aquí tenemos un déficit de ingenieros. El punto es que estamos…necesitamos los estudiantes que tengan ese interés, y están las becas ahí. Por dinero, no se tiene que preocupar.

 

Lo único que tienen que preocuparse es por jamás darse por vencido. Si algo es difícil, mira, ‘go around it’ (búsca pasarle por el lado), busca la manera de sobrepasar obstáculos. Y mira los obstáculos como una oportunidad para aprender, no los veas como una oportunidad de decir ‘¡Ya! Me rendí’ Eso es lo que yo quisiera aconsejar.

Ver a Fernmarie Rodríguez es ver un ejemplo de lo que la lucha, perseverancia y ganas de triunfar pueden lograr. En todo ambiente donde el hombre por tradición ha dominado, la llegada de una mujer es mirada a veces con recelo, pero afortunadamente celebrada por muchos. Pero cuando se trata de una mujer hispana y puertorriqueña, como el caso de Fernmarie, la celebración es por partida doble: aquellos que reconocen la capacidad de la mujer como ser humano y los que celebran y reconocen el espíritu de lucha de los latinoamericanos.

Recientemente, la gerencia de Zero Gravity le pidió a Fernmarie que hiciera lo posible para participar en un vuelo especial fletado por personas de nacionalidad mexicana. “Cuando tuve mi grupo de nueve personas”, cuenta emocionada, “yo lo primero que le dije fue: soy Fernmarie Rodríguez y soy de Puerto Rico. Donde quiera que yo voy, a donde quiera, yo pongo mis raíces en alto y les digo, soy de Puerto Rico. Y soy puertorriqueña y soy orgullosa de serlo.”

Y nosotros, Fernmarie, de hoy en adelante, estaremos más orgullosos de ser puertorriqueños gracias a tí.


COLECCIÓN DE ENLACES RELACIONADOS A FERNMARIE RODRÍGUEZ

  1. Municipio de Jayuya, Puerto Rico. Pueblo donde Fernmarie se crió y estudió.
  2. Escuela Superior Josefina León Zayas. Fue aquí donde Fernmarie se graduó de escuela superior (bachiller).
  3. Sitio web del Observatorio de Arecibo, hogar del radiotelescopio más grande del mundo.
  4. Programa Pascor de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez.. Este programa fue el que conectó a Fernmarie con la NASA.
  5. NASA, National Aeronautics and Space Administration.. A donde todo astronauta quiere llegar.
  6. International Space University.. Localizado en Francia, provee cursos avanzados en materia del espacio. Fermarie obtuvo de esta institución un grado en ciencias espaciales.
  7. Sitio en internet de la compañía Boeing.. Actual lugar de trabajo de Fernmarie.
  8. Sitio en internet de la empresa Zero Gravity, dedicada a realizar vuelos de cero gravedad al público.

 

Sin comentarios aún. Haz que el tuyo sea el primero.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Unen en evento a la mujer empresarial y la tecnología

Próxima entrada o post

Viene otra nueva Palm con más a menor precio