Tras varios retrasos, en el año 2009 la televisión digital finalmente se convirtió en la tecnología estándar para la transmisión de señal de televisión en Estados Unidos y Puerto Rico, 55 años desde que un 1ero. de enero de 1954, la NBC realizó la primera transmisión de costa a costa a todo color.

A seis años de que la televisión digital finalmente se hiciera realidad, hemos visto cómo los aparatos de televisión han bajado de precio drásticamente, permitiendo que hasta el bolsillo más comprometido pueda adquirir un fabuloso televisor de enorme pantalla, capaz de reproducir imágenes de impresionante calidad, por una fracción de lo que no hace mucho tiempo atrás estos costaban.

Las estaciones de televisión, por su parte, hicieron inversiones millonarias antes y después de dicha fecha para poder cumplir con la reglamentación federal que guió el cambio hacia la TV digital, cuyo nombre técnico es ATSC (“Advanced Television Systems Committee” o Comité de Sistemas Avanzados de Televisión, por sus siglas en inglés).

ANUNCIO

Mientras todo esto ocurría, la internet, junto a las redes sociales y la explosión en el acceso móvil, cambiaba más rápido de lo que muchos pensaban y de maneras totalmente distintas el rol de la televisión en nuestras vidas. Aún cuando la televisión digital, como único método de transmisión, es joven (sólo tiene seis años con nosotros), la tecnología que la hace posible fue diseñada en la década de los 90 (1996, para ser exacto), lo que hace imposible que esta pueda adaptarse a los profundos cambios que han ocurrido.

La industria y los grupos de interés en el desarrollo de la televisión como medio reconocen que esa primera versión del estándar (ATSC 1.0) ya muestra signos de vejez, y tan temprano como 2007 empezaron a trabajar en la próxima generación del estándar ATSC, llamándolo “ATSC 2.0”.

LA SEGUNDA GENERACIÓN DE LA TV DIGITAL

Según sus creadores, ATSC 2.0 ofrecería, por ejemplo, el que pudieses elegir sólo los segmentos que te interesan del noticiero local (estilo “DVR” o “video on demand”, pero sin suscripción a cable o satélite ni necesitar una “caja”), participar en encuestas en tiempo real y funciones para quienes producen los programas de TV como el promover la interacción con redes sociales como Twitter y más. Para los dueños de estaciones de televisión, ATSC 2.0 proveería mecanismos para por primera vez medir, de manera independiente a empresas de encuestas y sondeos, la cantidad de audiencia en sintonía. Publicidad personalizada y guías de programación mejoradas también forman parte de las bondades de ATSC 2.0

La inversión requerida por parte de las televisoras habría de ser mínima ya que ATSC 2.0 es compatible con el sistema actual (ATSC 1.0), mientras que aquellos de nosotros que quisiéramos tomar ventaja de las nuevas capacidades tendríamos que nuevamente cambiar los televisores o adaptar los existentes por medio de una caja externa o reemplazo de un componente interno, si este así lo permite. Si el televidente no desea cambiar o adaptar sus televisores, este continuaría disfrutando de la televisión como hasta ahora lo ha hecho.

En el evento CES de 2013, la ATSC estuvo mostrando lo que es posible con la segunda generación de la TV digital (foto: TVNewscheck.com - utilizadas con permiso)
En el evento CES de 2013, la ATSC estuvo mostrando lo que es posible con la segunda generación de la TV digital (foto: TVNewscheck.com – utilizadas con permiso)

Eso fue en 2013, y se suponía que esta maravilla iba a empezar a ganar impulso durante todo 2014, con una fecha formal de llegada entre 2015/2016. El problema es que en dos años, el panorama tecnológico ha cambiado vertiginosamente, y si todo continúa como hasta ahora, todos los avances que son parte de ATSC 2.0 podrían no ser suficientes para que la televisión cumpla de forma satisfactoria con las expectativas de un público cada vez más exigente.

Es entonces que un lanzamiento de ATSC 2.0 podría suponer un gran riesgo para la industria porque lo que ofrece simplemente no es suficiente. Además, ¿se imagina la reacción del consumidor cuando se entere que para recibir todos los beneficios sería necesario cambiar o adaptar televisores existentes cuando aún tiene fresco en su memoria el recuerdo de la transición de 2009?

REINVENTANDO LA RUEDA (TELEVISIVA)

Ante esto, es posible que la industria decida obviar o pasar por alto ATSC 2.0. Esto mantendría el estatus quo hasta que, en o antes de 2020, se pueda lanzar una nueva versión de ATSC que no sólo traiga avances significativos y funciones competitivas, sino que también pueda adaptarse rápidamente a lo que el futuro traiga. Y de esto es que se trata ATSC 3.0, la tercera versión de este estándar de televisión digital.

ATSC 3 logo

ATSC 3.0 es el nuevo estándar que la industria de la televisión ha empezado a diseñar desde 2013 para realmente dar un impulso modernista y futurista a la televisión digital y alinearla con lo que está pasando en la internet y la tecnología electrónica en general.

Desde que la televisión digital que actualmente utilizamos fue lanzada, han ocurrido importantes desarrollos que la afectan de forma directa:

  • el espectro (frecuencias o ancho de banda) para transmisiones es escaso (gracias a la explosión del acceso a internet móvil)
  • la calidad de los sistemas de compresión de vídeo (para que las transmisiones no consuman tanto espectro) ha mejorado significativamente
  • la demanda por imagenes de mayor resolución ha ido en aumento
  • el audio ha mejorado en eficiencia y habilidad de sumergir al espectador en la experiencia.
  • el consumidor espera que las tecnologías que utiliza sean interactivas.

Además, la proliferación de los móviles y las tabletas ha cambiado la idea del “aparato” en que vemos televisión. Es entonces que, según el Comité, el público quiere tener la capacidad de ver lo que quieran, en cualquier equipo y donde quiera que estén ya sea por antena, cable o satélite, por internet o almacenado en dispositivos en su hogar o dispositivo móvil. ¿Puede la televisión actual cumplir con estas exigencias? No.

Es por todo esto que ATSC 3.0 será incompatible con el sistema actual (que, le recuerdo, fue desarrollado en los años 90), lo que significa que las empresas de televisión tendrán que otra vez realizar inversiones para comprar equipo nuevo que habilite la funcionalidad que ATSC 3.0 habrá de traer. Por parte de los consumidores, la historia sería la misma que con ATSC 2.0: o cambiamos los televisores actuales por nuevos modelos compatibles con ATSC 3.0 o los adaptamos por medio de un dispositivo externo. ¡No hay de otra!

Ante tal panorama, el dejar pasar un tiempo razonable entre cambios tecnológicos drásticos es factor clave en sus posibilidades de aceptación. Cualquier trastorno en la televisión como la conocemos a tan sólo seis años de haber experimentado todo lo que conllevó la transición a la televisión digital podría ser sumamente traumático para el mercado, causando que el esfuerzo de traer una nueva tecnología no tenga el éxito esperado. El que haya que esperar a 2020 para que ATSC 3.0 se convierta en realidad no es sólo porque ese es el tiempo requerido para su desarrollo e implementación. Dar hasta finales de esta década permitirá que el consumidor pueda tomar un respiro tanto económico como de otro tipo para asumir lo que conlleva un cambio como el que se propone.

LAS OCHO COSAS QUE DEBES SABER DE ATSC 3.0

Aunque aún no se ha definido de forma final y firme lo que será y ofrecerá el estándar de televisión ATSC 3.0, ya el Comité de Sistemas Avanzados de Televisión tiene unas metas en las que se está enfocando para que, antes de que finalice esta década, la televisión como la conocemos pueda pasar a su próximo paso evolutivo.

1 EN LO QUE SEA, COMO SEA Y DONDE SEA – el nuevo estándar deberá el proveer lo necesario para que puedas ver televisión sin importar el equipo que tengas y la conectividad que tengas, incluyendo móviles, tabletas, pantallas en los autos, equipos portátiles personales y otros. También se buscará que ATSC 3.0 consista de una base de tecnologías que hayan sido aceptadas e implementadas a nivel internacional para que al viajar, los equipos puedan ser utilizados.

2 DE HD A ULTRA HD…AND BEYOND – un avance en tecnología televisiva no puede darse sin un aumento en resolución. Es por esto que la televisión del futuro proveerá para imagenes en “4K” o Ultra Alta Definición (“UHD”), mientras que al mismo tiempo pueda en un futuro adaptarse a resolución 8K.

3 USARÁ TECNOLOGÍA CREADA PARA LA INTERNET – otra prueba del profundo impacto de la invención de la internet lo es el que ATSC 3.0 utilizará en las transmisiones por antena (“televisión terrestre”) lo que se conoce como “Internet Protocol”, una de las columnas que sostiene este invento maravilloso llamado internet. Esto permitirá que exista mayor compatibilidad con otros sistemas de distribución de vídeo a la vez que, como cuando visitas una página de internet, la televisión pueda proveer publicidad personalizada.

4 UN DÚO DINÁMICO – una vez el ATSC 3.0 se convierta en realidad, un televisor compatible podría reproducir contenido proveniente de múltiples vías. Un ejemplo de esto sería el que estés disfrutando de una serie de televisión en UltraHD (4K), cuya señal de video y audio original llegue por medio de una antena de televisión, mientras que audio en idiomas alternos sean distribuidos por internet en perfecta sincronía. Esto se conocerá como “hybrid delivery” o “distribución/entrega híbrida”.

5 UN TELEVISOR VERDADERAMENTE INTELIGENTE – Una función de nombre “Automatic Content Recognition” (ACR) o reconocimiento automático de contenido hará posible que el televisor u otro dispositivo compatible con ATSC 3.0 pueda reconocer lo que en ese momento se está viendo para entonces, por medio de una conexión a internet en el televisor este pueda mostrar contenido adicional.

6 LO MEJOR DE ATSC 2.0, MEJORADO – varias funciones que originalmente fueron diseñadas para ATSC 2.0 y que hasta ahora sólo son ofrecidas por sistemas de cable y satélite formarán parte del nuevo estándar: “video on demand”, acceso a contenido televisivo por suscripción/”pay-per-view” y el acceso condicional de acuerdo a restricciones implementados por la emisora de televisión, entre otras.

Además, ATSC 3.0 proveerá para que pantallas adicionales como la de un celular o tableta puedan ser utilizadas como dispositivos secundarios que puedan ser utilizados a la vez que se disfruta de programación televisiva en un televisor primario.

7 UN MEJOR AUDIO – La televisión del futuro arreglará de una vez y por todas el problema que surge cuando el volumen del programa que se está viendo es distinto al de los comerciales, causando que uno tenga que salir corriendo a bajar el volumen con el control remoto. Además, funciones avanzadas para que el audio se adapte de forma automática al tipo de equipo que se está usando y si este es uno móvil (como un celular) o estacionario (como un televisor convencional) serán parte del nuevo estándar.

Por otro lado, el sonido será increíble gracias a la habilidad de los ingenieros de sonido de no solamente poder localizar sonidos como hasta ahora se ha hecho, sino que también los sonidos podrán localizarse de acuerdo a la elevación, azimuth y distancia, dando aún mayor realismo a la experiencia televisiva.

8 LISTO PARA LO QUE VENGA – No sólo estará listo para las tecnologías que surjan en el futuro, sino que incorporará un sistema de señalización para que los equipos puedan adaptarse y auto-configurarse de forma tal que puedan activar nuevas características y funciones.

1 comentario

  1. Jorge
    15 de October de 2015 | 11:25 am a las 11:25 am — Reply

    A 6 años aún no me convence… sigue frizando al menos la señal por aire… aparte de un poco de más calidad de imagen y más de una canal de la misma compañía no hay gran cosa…

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

AT&T anuncia "NumberSync": un solo número de celular para unir todos tus equipos

Próxima entrada o post

¿Miau? ¿Miau?: conoce a Weenect, el primer celular para gatos