Digamos que estás vacacionando en Aruba, y has llevado contigo una cámara digital que también graba vídeos. Nada atípico.

Entonces digamos que a esa cámara le has puesto un “case” o estuche sumergible en el agua.

Ok, perfecto.

Ahora digamos que mientras estabas en uno de los muelles en Aruba, sin querer y sin que te hayas dado cuenta, la cámara desapareció y no volviste a saber de ella. “Lo más seguro se cayó al agua”, pensaste, y la diste por perdida.

Luego de un tiempo, te avisan que en un foro en línea alguien colocó fotos en las que tu sales, y ese alguien está buscando al dueño de la cámara para devolvérsela.

Todo suena bien, excepto por lo siguiente: ¡la cámara fue encontrada 6 meses después (mayo de 2010) en Key West, Florida EE.UU.!

ANUNCIO

Veamos en un mapa la distancia entre estos dos puntos:

Viaje cámara digital

“A” es Aruba, y “B” es Key West en Florida, EE.UU., y entre ambas se calcula una distancia entre 1,100 y 1,600 millas de distancia.

Después de uno enterarse de una cosa cómo esta, sólo queda cuestionarse lo siguiente: ¿será cierto? ¿cómo rayos esa cámara viajó (o mejor dicho, flotó) esa distancia?

Lée y entérate.

El averiguar cómo sucedió semejante travesía (y el proceso de que esta cámara regresara a su dueño) inició cuando Paul Shultz, un investigador de la Guardia Costanera de los Estados Unidos prácticamente se tropezó con ella mientras caminaba por el muelle en Key West en Florida, EE.UU.

Tras determinar que debido a la cantidad de material oceánico acumulado en el “case” esta cámara estuvo muchísimo tiempo flotando en el óceano, Paul decidió convertir este descubrimiento en una misión: encontrar a su dueño o dueña.

Y así, el pasado 18 de mayo de 2010 lo primero que hizo fue entrar a los foros de un sitio de internet para entusiastas del buceo llamado scubaboard.com. Allí, bajo el nombre de Aquahound Paul escribió el siguiente mensaje:

Esto es como tratar de atinar en la obscuridad.

Encontré una cámara digital y un estuche a prueba de agua que apareció en la orilla aquí en Key West (Cayo Oeste). Estoy tratando de identificar a su dueño para devolvérsela. Los únicos datos que puedo obtener de la tarjeta (de memoria) que ayudan en algo a identificarlo es una camioneta chevy color amarilla cargada con tanques de buceo, y con …stage.com por el lado. La foto se corta, así que por eso no puedo ver qué viene después de stage. Las fotos definitivamente no fueron tomadas en los Cayos. Con la forma en que la Corriente del Golfo corre, esta podría haber estado en algún lugar de México.

¿Tiene alguien alguna idea de un sitio web sobre buceo que termine en stage.com?

lgcamera[1]
Esta es la cámara que Paul Shultz encontró en las costas de Key West, en Florida, EE.UU.
Ese mensaje inició un trabajo investigativo al que se unieron varios miembros de la comunidad de scubaboard.com que, con su trabajo por espacio de dos semanas y 526 mensajes, pudieron identificar que en efecto, la cámara había viajado por todo el Mar Caribe y el Golfo de México (¡1,100 millas aproximadamente!) hasta llegar a las costas de Florida, EE.UU. gracias a las Corrientes del Golfo.

Las bandas rojas identifican las corrientes del Golfo, originándose en el Océano Atlántico, entrando al Mar Caribe pasando por el norte de Aruba y continúando por el Golfo de México hasta pasar por las costas del sur de Florida, EE.UU.
Las bandas rojas identifican las corrientes del Golfo, originándose en el Océano Atlántico, entrando al Mar Caribe pasando por el norte de Aruba y continúando por el Golfo de México hasta pasar por las costas del sur de Florida, EE.UU. (ilustración: Wikipedia.org / Creative Commons)

Y así, el 30 de mayo, exactamente dos semanas y un día, Aquahound comunicó a los foristas de Scubaboard.com que tras poner las fotos que estaban grabadas en la tarjeta de memoria de la cámara en el foro del sitio oficial de Turismo de Aruba, alguien allí pudo identificar a la familia en las fotos.

Tan sólo días después, la cámara y su tarjeta de memoria fueron enviadas a la familia en Aruba, quienes reaccionaron sorprendidos al enterarse de que luego de seis meses, tal cual Lázaro, su cámara había resucitado de la profundidad de las aguas del océano.

Definitivamente que si no hubiése sido por la internet, esta historia no hubiese sido posible.

UNA TORTUGA Y EL VÍDEO DE SUS AVENTURAS ALIMENTICIAS EN ALTA MAR

¡Ah, pero la historia no termina aquí!

Cuando Paul insertó la tarjeta de memoria de la cámara en su computadora, además de encontrar las fotos de la familia, se topó con varios vídeos, y los últimos dos fueron grabados en noviembre 2009 y enero de 2010. ¿Enero de 2010? ¿Cómo es posible que haya un vídeo grabado en enero si la cámara se perdió en noviembre?

Resulta ser que en su travesía en el mar (y los que saben del foro calculan que probablemente fue frente a las costas de Honduras), una tortuga marina, en búsqueda de alimento, se tropezó con este objeto que le llamó la atención.

Tanto fue así, que en su intento de comérsela, activó los botones de encendido y grabar de la cámara, y por casi media hora la cámara, en el medio del océano, capturó los intentos de la pobre tortuga queriéndose comer la cámara. Paul subió a internet una versión editada a 5 minutos del vídeo, cuya versión en YouTube (retirada) ha sido vista más de 2.3 millones de veces.

En varios momentos se puede ver cómo la correa de la cámara se enreda en las aletas de la tortuga.

Increíble.

2 comentarios

  1. ISRAEL
    06/24/2010 | 4:41 pm a las 4:41 pm — Reply

    LA VERDA QUE LA IMAGINACION ES LA MADRE DE LAS MENTIRA ESO NO SE LO CREE NI EL MISMO,BUEN CUENTO .

  2. Astro
    06/24/2010 | 9:40 am a las 9:40 am — Reply

    Wow! Esto es verdaderamente In-creíble!!!

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

¿Realmente hay problemas con la recepción de señal en el iPhone 4?

Próxima entrada o post

Dueños de iPad e impresoras Lexmark están de plácemes: por fin pueden imprimir