Broadband illustration

Rápida, justa y abierta, son las características que muchos desearían que tuviera la banda ancha. Por el momento son los principios por los cuales la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) se guió para crear las nuevas normas que garantizarán un internet asequible, por lo que cada vez está más cerca esta realidad.

Luego de años de controversias y litigios judiciales, incluso de la intercesión de la Casa Blanca, con la propuesta de una red neutral (Net Neutrality) que promulgó el presidente Barack Obama el pasado mes de noviembre, los integrantes de la FCC votaron a favor para lograr de una vez y por todas un internet abierto (Open Internet).

ANUNCIO

SLIDER-FCC-BroadbandPlan

La orden que emitió la FCC sobre este particular busca proteger la libre expresión e innovación dentro de la red y de esta manera incentivar el comercio y la inversión. Una vez se difundió la misma, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en una declaración escrita le dio las gracias a los más de cuatro millones de personas que le escribieron a la FCC en apoyo para establecer un internet libre y justo.

Ya los pasos a seguir para tener un internet abierto están en blanco y negro, ahora resta ver en la práctica las nuevas normas y empezar a beneficiarnos de ellas.

NUEVAS NORMAS PARA GARANTIZAR UN INTERNET ABIERTO

Si bien las normas que en 2010 estableció la FCC para lograr un internet abierto tenían una aplicación limitada hacia la banda ancha móvil, ahora se aplicará por igual, ya sea banda fija o por móvil. De esta forma se reconocen los avances tecnológicos y el creciente consumo de banda ancha inalámbrica. Los nuevos estatutos que promulgó la FCC protegen al consumidor sin importar la forma en que accede a internet, ya sea a través de una computadora o dispositivo móvil.

Las tres primeras normas prohíben las prácticas, ya de todos conocidos, que perjudican la máxima de un internet abierto. Esta son:

No bloqueo: Los proveedores de banda ancha no podrán bloquear el acceso a contenido legal, aplicaciones o servicios.

No estrangulamiento (throttling): Los proveedores de banda ancha no podrán retrasar intencionalmente el tráfico a internet en contenidos, aplicaciones o servicios.

No pagar para tener prioridad: Los proveedores de banda ancha no podrán favorecer el tráfico hacia ciertos contenidos.

Con lo anterior se pretende prohibir las prácticas nocivas hacia ciertas web o aplicaciones y asegurarse de no existan los llamados “fast lanes”, las vías rápidas que llevan al usuario a determinadas web gracias a que alguien pagó para ello.

Procedimiento estándar para futuras conductas: Reconociendo que el internet está en constante crecimiento y cambio, se establecen unos procesos para enfrentar las nuevas prácticas que asuman los proveedores de internet (ISP por sus siglas en inglés). La orden establece que los ISP no pueden “interferir irrazonablemente o mantener en una injustificada desventaja” la capacidad de los consumidores para seleccionar, acceder y utilizar contenidos, aplicaciones, servicios o dispositivos. Se añade que la FCC tendrá la autoridad para hacer frente a cualquier práctica cuestionable y proporciona mediante unas guías cómo se actuará en cada caso.

Mayor transparencia: Las reglas descritas anteriormente restablecen las herramientas necesarias para hacer frente a una conducta específica por los proveedores de banda ancha que puedan perjudicar el internet abierto. Además se establece que los proveedores de banda ancha den a conocer, en forma coherente, las tarifas promocionales, las tarifas regulares, los recargos y los topes de data. Así también, los términos por los cuales se puede afectar un servicio. Se establece también el formato y los detalles que los proveedores le deben ofrecer a los consumidores, para garantizar una divulgación más eficaz.

Manejo razonable: Se le permite a un ISP participar en la administración razonable de la red, siempre y cuando no sea bajo el concepto de “pagar para tener prioridad”. Se le reconoce a los proveedores de banda ancha la necesidad de gestionar los aspectos técnicos y de ingeniería de sus redes. En la evaluación del manejo razonable de la red, la FCC tiene en cuenta las particularidades de la tecnología involucrada, ya sea fibra, DSL, cable, Wi-Fi, móvil, u otro medio de red. Sin embargo, esto no debe utilizarse para propósitos de su negocio, por ejemplo, un proveedor no puede usar el “manejo razonable” para no cumplir con su oferta de servicio “ilimitado” de data.

Interconexión: Por primera vez, la FCC entra en las cuestiones que pudieran surgir en el intercambio de tráfico entre los proveedores de banda ancha y otras redes y servicios. Con esta disposición la FCC puede oír quejas y tomar medidas de ejecución apropiadas si determina las actividades de interconexión de los ISP no son justas y razonables.

Visto lo anterior, todo parece perfecto y al fin de tanta espera los consumidores seremos los beneficiados con esta orden. Ahora solo habrá que esperar como lo asumen y lo adoptan a sus servicios los proveedores de banda ancha, sobre todo en el mercado de teléfonos móviles, y como redundará sus decisiones de negocio en nuestros bolsillos y en el uso del internet.

Sin comentarios aún. Haz que el tuyo sea el primero.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Un vistazo de cerca a la tableta MediaPad X2 del fabricante Huawei

Próxima entrada o post

El HTC One M7 de T-Mobile recibirá Lollipop el martes