Si alguna vez te ha fallado tu acceso a internet y has llamado a servicio al cliente para reportarlo, es probable que de esta forma haya iniciado la conversación:

Es que tengo problemas con el internet…

Acto seguido, el representante de servicio al cliente reacciona tal y como uno espera:

ANUNCIO

…comprendo y le pedimos disculpas por los inconvenientes…

Y así, como siempre ha sido, continúa la conversación, la cual a veces conduce a una solución al problema y otras veces, no.

Si esto fuese una obra, sería la que más veces se lleva a cabo en el mundo. Y de esta obra, todos conocemos el argumento, pero nunca los parlamentos (lo que se dice), porque se supone que lo que durante la llamada ocurra se quede entre el cliente, quien lo atendió y en la grabación que “para propósitos de calidad” se realiza.

Eso no fue lo que le ocurrió a una cliente de la empresa de telecomunicaciones costarricense Tigo porque alguien le pareció divertido filtrar la grabación de la llamada.

El nombre de la obra podría ser distinto en cada caso, pero el comienzo es el de siempre. Lo que no se imaginó el agente de servicio al cliente es que tendría en la línea a Doña Eugenia María Cartín Barrios, quien rápidamente haría esta llamada una muy particular tras descargar su ira luego de reportar una y otra vez las averías con el servicio a internet que paga y que, a juzgar por sus quejas, muy pocas veces recibe de forma satisfactoria.

Los argumentos son apasionados, y en ocasiones uno piensa que a Doña Eugenia “le va a dar algo”. He aquí algunas de sus “parlamentos” (si están en mayúsculas es que Doña Eugenia está GRITANDO):

“¿qué será el problema que hoy se va y se viene el internet? Ayer se fué y me dijeron que una hora, hora y media y resultó que volvió cuatro horas después…”

“…ahora está que se va, que vuelve…”

…¿va a pasar lo mismo de ayer? O sea, yo estoy, tra-ba-jando, ¡TRA-BA-JANDO!…¡yo no uso internet pa’ ver viejas ni viejos chingos!…”

“¡ustedes mienten! Dicen una hora y son cuatro horas y el servicio no se ha restablecido…”

“¡YO YO YO SOY LA ÚNICA, REPITO, LA ÚNICA QUE USO LA COMPUTADORA!…¿ENTIENDE O NO ENTIENDE?…”

“¡YO NO TENGO UNA PORTÁTIL! ¡YO NO! ¡NO! ¡NO! ¡NO! ¡NO! ¡NO! ¡NO TENGO UNA PORTÁTIL! ¡TENGO UNA! ¡UNA! ¡UNA COMPUTADORA FIJA MARCA HEWLETT PACKARD! ¡Con ustedes no se puede hablar!”

“¡YO NO TENGO! ¡NO! ¡NO! ¡NO! ¡NO! ¡NO! ¡NO! ¡EN MAYÚSCULA! ¡EN NEGRILLA! ¡LETRA 8,000, A VER SI ME ENTIENDE!”

“¡PERDÓNEME! ¡PERDÓNEME! ¡LE PIDO PERDÓN VEINTE VECES POR SER TAN HIJO DE P***, PERO YO FUNCIONO ASÍ!”

“¡AH BUENO, ENTONCES HIJO DE P*** VOY A BOTAR EL MÓDEM Y PEDIRLE A TIGO QUE ME REGALE UNO DE MIL DÓLARES ÚLTIMO MODELO, LO MÁXIMO, PORQUE EL MÍO ES UN HIJO DE P***!”

“Ahora entre más crecen y más compran empresas, más ineficientes se vuelven”

“¡NO! ¡EN YAHOO! ¡Y-A-H-O-O! ¡YAHOO! ¿O ES PECADO USAR YAHOO? ¿SOLO GOOGLE PUEDO USAR? ¡A MI NO ME GUSTA GOOGLE!

¡Y YA LE VOY A COLGAR PORQUE TENGO QUE TRABAJAR Y EL CLIENTE NO ME PAGA POR HABLAR CON USTED Y OÍR SUS EXPLICACIONES QUE NO COINCIDEN CON LAS MÍAS!”

Te invito entonces a que escuches los 15 minutos que dura la grabación ya que en esta escucharás todo lo que posiblemente en algún momento hayas querido decirle a tu compañía proveedora de internet pero no te has atrevido.

Te advertimos que tengas cuidado con el audio, porque a Doña Eugenia no le falta valor para usar malas palabras.

¿Intenso, no?

¿Te visualizaste “en los zapatos” de Doña Eugenia? ¿Has estado a punto de algo similar?

LAS CONSECUENCIAS

Luego de esta filtración no autorizada, Doña Eugenia asegura que su vida ha cambiado.

La reconocen en la calle, la llaman a su casa (recuerda que en la grabación no eliminaron las partes donde dice sus datos personales) y le dicen de todo, bueno y malo, razón por la cual ha iniciado un proceso legal en contra de Tigo.

No es para menos, porque si el que estén reconociéndola en la calle es de por sí un gran agravio para cualquiera que no esté acostumbrado a ello, tal vez lo otro que ha sucedido, las parodias, le incomoden aún más.





Y claro, no podía faltar la versión “Despacito”…

¡Qué drama!

5 comentarios

  1. Ivelisse Aponte
    06/15/2017 | 8:38 pm a las 8:38 pm — Reply

    Jajjajajaaja ME MEO con Despacito version! LOL

  2. Vicky
    05/24/2017 | 2:07 pm a las 2:07 pm — Reply

    La obra se llama: Demanda a la Tigo por divulgar datos personales de los clientes y por ineptos

  3. Juan
    05/22/2017 | 12:12 am a las 12:12 am — Reply

    Wilton, tengo que confesar que también he perdido la calma llamando al servicio al cliente. Pero lo cierto es que la compañía que provee el internet tiene su servicio al cliente contratado en Venezuela y mi experiencia con ellos ha sido muy difícil. En una ocasión había llamado algunas veces en el mismo día por problemas de latencia, luego de exigir que se formulará un boleto para que el técnico viniera tumbaron la llamada. Llame de nuevo, pero trate de llamar con tranquilidad, me atendió una joven que me dijo me pondría en espera hasta ver mi cuenta. Por error dejó abierta la línea y escuche como se burlaba de mí con sus compañeros afirmando que había cambiado su voz para que yo creyera que era otra persona de servicio al cliente. Cuando finalmente terminó su monólogo de burlas hacia mi persona, le dije que había escuchado todo lo que dijo. Enganche la llamada, me monte en mi auto y llegue hasta las oficinas locales de esa empresa y pedí que fuera investigada la situación. Fue un momento muy incomodo. Una empresa Puertorriqueña que contrata servicio al cliente exterior, arriesgando así mucho.

    • 05/22/2017 | 8:23 am a las 8:23 am — Reply

      Wow! ¡Eso sí que es un insulto!

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

¿Quieres saber si hay dinero esperando por tí? ¡Averígualo ahora mismo!

Próxima entrada o post

Microsoft anuncia Surface Pro, una nueva portátil que integra lo mejor de la Surface Studio