Te pregunto una cosa: ¿serías capaz de permitir que se muestre en una valla publicitaria o “billboard” tu número de seguro social o de identidad?

Permitir algo como eso no es tan solo en contra de todo aquello que consideremos lógico, cuerdo y razonable, sino que también es invitar al caos gracias al robo de identidad y a la ruina financiera.

Entonces, si jamás nos pasaría por la mente hacer una cosa como esa, ¿cómo se puede explicar el que personas decidan publicar en Twitter fotos de sus tarjetas de crédito y/o débito?

Veamos el caso de Giuliana A. Cobos de Río Cuarto, Argentina.

La joven, emocionadísima, publica “al fin tengo mi tarjeta de crédito #Visa felicidad”, seguido de varios emoji que denotan felicidad. Giuliana, si contactas AHORA MISMO a tu banco para cancelar esa tarjeta, te aseguro que tu felicidad no va a durar mucho tiempo.

¿Es este un incidente aislado? ¿Será que Yuliii es una víctima de lo felíz que hace comprar con dinero que aún no existe y así no pensar en cómo después pagarlo?

Nope…

Como puedes ver, esto es ya prácticamente una epidemia. ¡La gente ha perdido la cabeza! ¿Cómo es posible que no les resulte lógico el que el mismo cuidado que tenemos con nuestra tarjeta en el mundo real también hay que tenerlo en el mundo online?

Yo no tengo la respuesta. No la tengo.

¿TE CREES LISTO, AH? PUES NI TANTO, NI TANTO, NI TANTO

Existe otra categoría de personas descuidadas con la información de sus tarjetas y es aquella que me recuerda un episodio de El Chavo del Ocho, específicamente el de las “aguas frescas” que estaba vendiendo a cincuenta centavos, a peso y a dos pesos.

Quico le pide a El Chavo que le sirva un vaso de agua fresca de tamarindo (bueno, es la de limón que parece de jamaica…) de a peso. Cuando se lo van a servir, Quico protesta porque El Chavo estaba sirviendo el agua fresca en el vaso que obviamente no era de a peso. Luego de que El Chavo “rectificara” su error, Quico dice: “qué dijiste…¡a este ya lo hice tonto! ¡No hombre!”

Ay Quico…

El Chavo lo que hizo fue vaciar el vaso de cincuenta centavos en el de a peso sin compensar por la diferencia. Pero claro, como Quico es taaaaaan inteligente, no se dio cuenta del timo.

Bueno, pues quiero que veas este “genio”, que pensando que con tapar los primeros cuatro dígitos de su tarjeta evitaría que el número completo cayera en manos de extraños.

Solo me tomó 20 minutos para encontrar los primeros cuatro dígitos y así completar el número de esta tarjeta de crédito.

Así de sencillo. Así de rápido.

Por otro lado está el que publica la foto de la parte de atrás de la tarjeta, pensando que esto resultaría en un problema para el que vea la foto, sin darse cuenta que resolver ese problema es taaaan fácil…

¿ES ESTO YA UNA EPIDEMIA?

Los ejemplos aquí mostrados demuestran que el sentido común no es tan común como uno pensaría.

Esta situación ha llegado a tal extremo que en Twitter existe una cuenta que se dedica a públicamente avergonzar a aquellos que sin pensar en las consecuencias, publicaron en esa red social fotos de sus tarjetas de crédito/débito.

El nombre de la cuenta es casi un poema, porque en este se encierra la esencia misma de lo absurdo que suena el que si necesitas un número de tarjeta para hacer sabrá Dios qué cosas, sólo tienes que buscarlo allí.

¿Cual es el nombre de la cuenta? @NeedADebitCard (necesito una tarjeta de débito).

Si alguien necesita pruebas de que el libre albedrío existe, pues con esto no hay más nada que buscar.

A Dios que reparta suerte.

2 comentarios

  1. FLACguy
    28 de July de 2016 | 2:54 pm a las 2:54 pm — Reply

    Lo mas seguro juegan Pokemon Go buscando mounstros imaginarios…

  2. ALX
    27 de July de 2016 | 12:17 pm a las 12:17 pm — Reply

    Que pena que o pueda poner fotos en los comments. Era para ponerte la foto de la parte del frente de la Discover mía. Ja.

    Esa en la parte del frente no tiene nada, todo está en la parte de atrás. Y no sólo eso, no tiene los números en relieve, es un sello, que no se vería nada, sólo el diseño del frente.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Cyberdyne se expande a los Estados Unidos, y sí, tiene que ver con robots y exoesqueletos

Próxima entrada o post

Notas y grabación de “¡Resuélveme Tecnético!” – edición #186 – 2/julio/2016