Aparatos electrónicos

Me sentí raro.

Tantos años de avión en avión me acostumbraron a que se convertiera en prácticamente un reflejo.

No había que decírmelo. No era necesario esperar a escuchar por medio del sistema de altavoces del avión las instrucciones. Era automático. Sabía lo que tenía que hacer tan pronto la puerta de la aeronave fuese cerrada.

Pero aún así sentía que desde que se estableció la prohibición del uso de aparatos electrónicos durante el despegue y aterrizaje, la oportunidad de escuchar la música que más te gusta en un ambiente totalmente distinto a lo usual (son pocas las personas que “viven en un avión”) se había quedado atrás en el recuerdo, particularmente durante mi adolescencia.

Desde que tuvimos la oportunidad de tener un dispositivo portátil de música (cassette al principio, luego CD), mis hermanos y yo teníamos una especie de ritual. Cada uno seleccionaba una canción que, a nuestro entender, era la perfecta para el momento del despegue, cosa de lograr “escuchar lo que sentíamos”, esto gracias a la fuerza-G que el avión genera a medida que alcanza la velocidad para levantar vuelo.

ANUNCIO

Por muchos años mi una de mis canciones favoritas que con más frecuencia escogía para ese momento era “The Wild Boys” del grupo británico Duran Duran. Creo que fue la que en más despegues me acompañó.

Es entonces que a principios de este siglo pasó lo que pasó, y con ello, despareció el ritual. “En estos momentos todos los aparatos electrónicos deben ser apagados…”, escuché decir a los asistentes de vuelo (que sólo cumplian con su trabajo) cientos y cientos de veces a o largo de más de una década.

Tener que dejar a un lado una de las experiencias que más recuerdo de los principios de mi vida no fue nada agradable.

Así pues, pasaron los años y, como todo en la vida, uno se acostumbra y hasta se convierte en rutina.

Hasta hoy.

Hoy me tocó viajar. Me senté en el lugar donde me correspondía y como siempre, uso mi teléfono celular pero siempre prendiente al momento en que cierren la puerta. Entonces, una epifanía.

Me doy cuenta de que eso que durante años me fue arrebatado por “las cosas que pasaron” recién me había sido devuelto, y por fin había llegado el día de recibirlo: el no tener que apagar mis aparatos electrónicos. ¡Por fin puedo volver a ejecutar el ritual!

Emocionado y ansioso, tomé mi celular. “Ok, ok…¡no estaba preparado para esto! ¿Qué canción escojo? ¿Cual? ¡Cual!”, pensé, impaciente.

Tuve que detener mis rápidos pensamientos para poder llegar a la conclusión obvia: la canción que debía escuchar, y que jamás se había borrado de mi mente (luego de tantos años) como la canción perfecta para el despegue es “The Wild Boys” de Duran Duran.

“¡Noooo!”, pensé, tras hacer una búsqueda de dicha canción en la memoria de mi teléfono y no encontrarla. Así es. La canción no estaba almacenada permanentemente en la memoria de mi celular, y si no la tenía de esa forma, no iba a poder escucharla una vez cerraran la puerta del avión al no poderse conectar a internet (puedes mantener los celulares encendidos, pero en este punto, tienen que estar en “modo de avión”).

En un instante me transporté a los tiempos en que si querías escuchar una canción tenías que físicamente tenerla contigo. Si se te había quedado el cassette o el CD, mala suerte. “¡Tanto nadar para morir en la orilla!”, dice el popular dicho.

El lamento terminó durando sólo un instante porque, después de todo, estamos en 2013 y la tecnología ha hecho innecesaria dicha preocupación. Conexión rápida a internet vía 4G LTE y la creación del formato MP3 harían posible lo que décadas atrás era impensable.

En cuestion de segundos, accedí mi librería de música en línea, usé la función de “search” para localizarla, escogí la función de transferirla a la memoria interna de mi teléfono y literalmente en cuestiones de segundos, justo antes de que se anunciara el cierre de la puerta del avión, ocurrió. El teléfono me notificó que la canción estaba ya en la memoria interna, lista para ser disfrutada.

Y es así como, luego de tantos y tantos años, pude poner la canción en pausa y esperar para que el piloto movilizara el avión hasta el punto exacto. No hubo aviso por parte de la tripulación de que ” había que apagar los aparatos electrónicos”. Todo estaba en perfecto orden.

Los motores rugieron, la velocidad me pegó al espaldar de mi asiento y lo hice.

Le di “play”.

Imagen: Wilton Vargas

5 comentarios

  1. Walter
    12/13/2013 | 8:11 am a las 8:11 am — Reply

    Fantástico! Desde cuándo esto se convirtió en norma, el hecho de no tener que apagar? Acabo de viajar a USA el mes pasado y todo seguía igual.

  2. Darwin
    12/12/2013 | 4:27 pm a las 4:27 pm — Reply

    Priceless

  3. User
    12/12/2013 | 2:32 pm a las 2:32 pm — Reply

    Yo nunca los apagaba anyways… jaja!

  4. Ivonne Nuñez
    12/12/2013 | 8:42 am a las 8:42 am — Reply

    Ya lo habia vivido y lo acabo de revivir con tu experiencia!!

  5. Rafael
    12/11/2013 | 11:07 pm a las 11:07 pm — Reply

    Me sentí que estaba en el avión! Mucho éxito en el blog!

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Variedad de contenido con las 10 nuevas aplicaciones para Chromecast

Próxima entrada o post

Llega Android 4.4 Kit Kat al Moto X de Sprint