Hace unos días me comentaba un amigo mío que no importa cuantas veces ordene algo por internet, la emoción de estar pendiente para cuando llegue el camión de entrega siempre es la misma. Estoy totalmente de acuerdo.

Mi evolución en esos menesteres fue por etapas, claro, según estuviésen disponibles en Puerto Rico los servicios de las diferentes compañías de entrega.

Durante los primeros años, y recuerdo que en aquella ocasión pedí uno de estos, la dinámica era a través de “mail order” (orden por correo): tu enviabas el pedido por carta con cheque, giro postal o marcabas “C.O.D.”, y a vuelta de correo te llegaba el pedido.

ANUNCIO

Ese proceso tomaba poco más de un mes, y muchas veces requería que uno fuese a la oficina de correos a recoger el paquete. Aún así, y como te podrás imaginar, la emoción era grande cuando llegaba la nota que avisaba que había un paquete esperando. Yo era uno de los que DEJABA TODO y salía corriendo (literalmente) a buscar mi paquete. ¡Uff! ¡Qué sensación!

Luego llegó a esta bendita isla la empresa UPS, y entonces la cosa se puso buena.

La orden se hacía por teléfono mientras uno se babeaba encima mirando las fotos a color de lo que se estaba pidiendo. Unos tres a cuatro días más tarde, en la casa era todo expectativas ante la inminente llegada de un enorme vehículo color marrón.

Hoy día, con el acceso a internet, uno hace la orden por este medio (¿realmente alguien aún llama por teléfono, o peor aún, ordena por correo?) y exige que máximo una o dos HORAS ya uno tenga un email con el “tracking number” o número de rastreo. De esta forma, puedo entrar en el sitio de internet de la empresa de envíos (UPS, FedEx, Correo, DHL, etc.) y leer por dónde va y cuando llega.

Pero estamos en 2010, y eso ya no es suficiente.

Precisamente hoy me encuentro en esa ansiosa espera de un paquete que se supone habrá de llegar mañana viernes. Es entonces que luego de un rato de búsquedas en el oráculo, me topé con esto. ¿Qué es? Lée.

Toma Google Maps, añádele acceso a los sistemas de rastreo de UPS, FedEx, USPS (correo de EE.UU.) y DHL, ¿y qué obtienes? ¡Boxoh!

Es un sitio que con tan sólo ingresar el número de rastreo, este presentará en Google Maps por dónde va tu envío.

Leer por dónde va es una cosa. Ver por dónde va es totalmente otra.

Otro sitio que también muestra dicha información pero que además incluye 17 compañías adicionales es PackageTrackr.com

¿Va a hacer que el paquete llegue más rápido? No. Pero sin duda alguna satisface el espíritu y tranquiliza las ansias desmedidas ante la expectativa de que alguien tocará a mi puerta y dirá: “hola, tengo un paquete para Wilton Vargas”.

Esa sensación es como cuando se aprende a montar bicicleta: jamás se olvida.

1 comentario

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

La buena: Sprint invertirá cinco mil millones de dólares en su red; la mala: no aplica a Puerto Rico

Próxima entrada o post

Rebobinando: Encontra'o - "Navidades a lo Vivian"