TIA.

Acuérdate de esa palabra (que en realidad es un acrónimo para “Television Interface Adapter“) porque es probablemente la parte más importante de esta historia.

Nolan Bushnell, considerado el padre de las consolas de videojuegos, junto a Ted Dabney fundaron una empresa que al principio operaba bajo el nombre “Syzygy”, pero tras darse cuenta que ya existía una empresa en California con ese nombre, recurrió a palabras que forman parte del milenario juego japonés Go, y de esas, la que más le gustó fue “Atari”, que significa (más o menos) que “un ataque es inminente”.

ANUNCIO

Esa empresa es Atari Inc., (dato curioso para los puertorriqueños- Atari fabricó cartuchos de videojuegos en Fajardo y tuvo un centro de distribución en Canóvanas) y un domingo 11 de septiembre que de seguro estaba lleno de tonos de marrón en la ropa de la gente que, a su vez, se transportaban en la novedad de la década -el “station wagon”-, la consola de videojuegos “2600 Video Computer System” (mejor conocida como Atari 2600) fue puesta a la venta por primera vez al precio sugerido de US$199 (casi $800, ajustado a la inflación calculada para 2015). Dicho precio te debe dar una idea de lo costos que para aquella época era adquirir una de estos “juegos”, comprobando que definitivamente el tener un Atari 2600 era sin duda un lujo.

Consola de juegos Atari 2600, lanzada el 11 de septiembre de 1977 (foto: Evan Amos/Wikipedia)
Consola de juegos Atari 2600, lanzada el 11 de septiembre de 1977 (foto: Evan Amos/Wikipedia)

Su lanzamiento fue apresurado por varias razones: evitar que el producto tuviese que competir con copias exactas, algo que sucedió con la consola “Pong”, y porque un año antes, la empresa Fairchild semiconductor ya había lanzado al mercado el “Video Entertainment  System”, una consola muy parecida al concepto del Atari 2600, pero que fracasó porque sus creadores pensaron que, según las cifras de consolas vendidas hasta 1977, los videojuegos habrían de ser “una fiebre pasajera”.

WARNER Y MINER LLEGAN A “SALVAR EL DÍA”

Pero más allá de la prisa en lanzar por los anteriormente mencionados factores, lo que verdaderamente le dio un gran impulso al eventual lanzamiento del Atari 2600 fue un hombre llamado Jay Miner, con su impresionante talento para rediseñar uno de los circuitos más importantes de esta consola y así lograr que pudiese ser fabricada, y Warner Communications, una poderosa empresa que le daría el poder financiero necesario para que finalmente llegara al mercado.

Antes de que Miner llegara a Atari, Bushnell y compañía tenían un gran problema: el costo de fabricación de “Stella” (nombre de la consola durante el proceso de desarrollo) era muy alto, y las ventas de la consola “Pong” ya habían disminuido considerablemente.

Un año antes, en 1976, Bushnell ya se sospechaba que lo que hasta ese momento su compañía había logrado no sería suficiente para que esta creciera como debía. Es entonces que decide vender la compañía a Warner Communications, una poderosa empresa multimediática que habría de proveer la liquidez necesaria que tanto habría de hacer falta para el desarrollo y puesta a la venta de nuevos productos, incluyendo a “Stella”.

La llegada de Miner a Atari le hizo el trabajo mucho más fácil a Atari ya que este, ni corto ni perezoso, se encargó de la enorme tarea de reducir a un “chip” lo que hasta ese momento era un “wire wrap”: un circuito que consiste de un aterrador enjambre de cables difícil de fabricar en masa y que ocupa muchísimo espacio.

Esa reducción en complejidad, tamaño y costo de fabricación de ese circuito era justo lo que Atari necesitaba para que “Stella” pasara a ser el Atari 2600, y así es como nace “TIA”, la parte más importante de esta historia.

Jay Miner logró reducir a un elegante circuito integrado ("chip") todo un espaghetti de cables (parecido al de la foto) imposibles de replicar en masa (foto: wire wrap-Wikinaut/Wikipedia, TIA chip-0711Spiele)
Jay Miner logró reducir a un elegante circuito integrado (“chip”) todo un espaghetti de cables (parecido al de la foto) imposibles de replicar en masa (foto: wire wrap-Wikinaut/Wikipedia, TIA chip-0711Spiele)

Aún con el poder económico de Warner y la iniciativa de Bushnell y todo el personal en Atari, sin TIA el Atari 2600 jamás hubiese existido como lo conocemos desde hace 39 años a la fecha de esta nota.

¡Quién habría de imaginar que septiembre 11 sería la fecha en que un producto haría historia en el mundo de la tecnología, el entretenimiento y la cultura mundial? El Atari 2600 habría de vender millones de consolas varios años luego de su lanzamiento, brindando entretenimiento al mundo e inspirando a toda una generación de visionarios que sin duda alguna habrían de impactar de increíbles maneras nuestro futuro.

Trágicamente, 24 años después, ese día dejaría de ser recordado por la llegada de una forma de sano entretenimiento electrónico para la familia, y en vez, sería recordado como el día en que nuestro mundo, nuestra vida, nuestro todo cambiaría para siempre.

Septiembre 11, un ejemplo de como un mismo día pero en diferentes años, puede surgir de igual forma lo mejor y lo peor del ser humano.

1 comentario

  1. 11 de September de 2016 | 8:42 pm a las 8:42 pm — Reply

    Primero fue la de 6 switch al frente.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Samsung hace llamado público a dueños del Galaxy Note7 para que los apaguen y los cambien AHORA

Próxima entrada o post

Notas y grabación de “¡Resuélveme Tecnético!” – edición #193 – 13/septiembre/2016