En un futuro no muy lejano que le llamamos “Destino Tecnético”, las pantallas de vídeo que usaremos para visualizar la información tomarán formas sorprendentes.

Esto es gracias a los impresionantes avances de la tecnología de manufatura de plásticos y un mejor entendimiento de cómo la tecnología electrónica orgánica (o sea, que están basados en carbono, uno de los materiales que componen todo ser viviente) puede ser usada.

Un ejemplo de esto es lo que la empresa nipona Sony mostró en un evento reciente llamado “CEATEC” en Japón.

ANUNCIO

Allí pudo verse un prototipo de una pantalla flexible de 2.5 pulgadas tipo OLED (“Organic Light Emitting Diode”), hecha posible gracias a una tecnología conocida como transistores de circuito o película flexible orgánico  (“organic thin film transistors”). ¿Qué? Sigue leyendo.

En palabras sencillas, es un plástico flexible en el cual se pudo integrar una pantalla de vídeo a color de 2.5″. Para aquellos que les gusta saber más, este ofrece una resolución de 160×120, o 80 pixeles por pulgada. ¿Cuan grueso es? .2 milímetros.

Impresionante.

El dominio de este tipo de material es crucial para que puedan desarrollarse nuevos tipos de equipos electrónicos cuyas propiedades sean asombrosas.

Específicamente, Sony piensa que con este tipo de material puede fabricar una pulsera que combine varios dispostivos electrónicos tales como reproductor de audio y vídeo estilo iPod.

Esta tecnología también podría dar paso a impresionantes diseños de computadoras que no solamente sean portátiles, sino que también sean sumamente livianas. Además, la superficie que hoy día es ocupada por el teclado podría ser en vez una pantalla que no tan sólo muestre un teclado, sino que permita mostrar imagenes e interactuar con ella usando los dedos.

Esto también me recuerda el Nokia Morph, un concepto de teléfono que utiliza el mismo principio que Sony presenta en esta propuesta.

¿Mi pronóstico de cuando podremos ver los primeros productos con esta tecnología? No más de cinco años a partir de 2010.

Apúntenlo.

1 comentario

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Cómo un iPhone salvó el duelo de un funeral

Próxima entrada o post

Adios al director de finanzas de Microsoft