Esta es una historia de un dormilón.

Un dormilón que pareciera que el tiempo que ya de por sí en su castillo duerme, resultara no ser suficiente.

Entonces el dormilón se compró un Tesla modelo S, y su problema pareció mejorar mil veces.

¿Qué fue lo que logró que este hombre, su inconveniente sea algo a lo que ya no tenga que darle mente?

Ah, es la función de conducción automática, que una actualización de software a su Tesla le ayudó a alcanzar la imposible meta.

Y así fue como el dormilón, sin más preocupación que posiblemente los brillantes rayos del sol, pudo durante su viaje por las carreteras de su reino, dormir como todo un señor porque para eso, de esta fantástica tecnología, este santo varón es dueño.

ANUNCIO

P.D. – ¿Hemos llegado ya al futuro o qué?

P.P.D. – Esto es fascinante de observar, pero a la vez es imposible no pensar en lo peligroso que podría ser tanto para el conductor como para los demás con los que comparte la carretera. ¡Esta tecnología es demasiado nueva!

 

2 comentarios

  1. Hector F
    26 de May de 2016 | 2:37 pm a las 2:37 pm — Reply

    Esa funcion automatica de Tesla esta en beta! Tesla requiere que la persona este alerta todo el tiempo. Solo se puede utilizar en autopistas y no es un autopilot sino un Traffic Aware Cruise Control con Autosteer.
    “Autosteer keeps the car in the current lane and engages Traffic-Aware Cruise Control to maintain the car’s speed. Using a variety of measures including steering angle, steering rate and speed to determine the appropriate operation AutoSteer assists the driver on the road, making the driving experience easier. Tesla requires drivers to remain engaged and aware when Autosteer is enabled. Drivers must keep their hands on the steering wheel. “

  2. […] VIDEO: No, no…no te duermas no no no (en un Tesla) […]

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Notas y grabación de “¡Resuélveme Tecnético!” – edición #177 – 24/mayo/2016

Próxima entrada o post

Notas y grabación de “¡Resuélveme Tecnético!” – edición #178 – 31/mayo/2016