Cuando nos enteramos en junio de 2016 que la actríz Adamari López, actualmente animadora del programa mañanero de la cadena Telemundo “Un Nuevo Día”, estaba trabajando en el lanzamiento de un app “inspirado” en su hija Alaïa, producto de su relación con el bailarín Toni Costa, muchos nos espantamos pensando en las posibilidades, dado la extrema exposición mediática que la pareja ha decidido darle a su hija.

¿Será un app donde lo único que muestre es un caudal sin fin de fotos de Alaïa? A lo mejor este permite, mediante la realidad aumentada, que uno pueda tener en los brazos a la pequeña bebé y así sentirse como Adamari o Toni cuando son las 4 de la madrugada y la nena no se quiere dormir.

¿Qué tal si se trata un “talking head” de Alaïa que dice lo que uno le escriba en el app y así escuchar su tierna voz? ¿Te imaginas? Cualquiera de estos escenarios sería una verdadera pesadilla, entre otras cosas impublicables.

ANUNCIO

Afortunadamente no tendremos que esperar mucho tiempo más, ya que la pareja ha convocado a los medios de comunicación para ofrecer el 7 de diciembre los detalles del tan esperado app en un hotel del área metropolitana.

Invitación a los medios para el lanzamiento del app "inspirado" por la hija de Adamari López y Toni Costa (suministrada)
Invitación a los medios para el lanzamiento del app “inspirado” por la hija de Adamari López y Toni Costa (suministrada)

Sin embargo, no hay que esperar a esa fecha, ya que Tecnético tiene todos los detalles del app, y la buena noticia es que no es ni remotamente cercano a nuestra peor pesadilla. De hecho, podría ser del agrad0 y utilidad de algunos padres con hijos que no son muy fotogénicos o que simplemente les tienen pavor a las cámaras.

SU NOMBRE ES AKUARELLA

El app inspirado por la pequeña Alaïa se llama Akuarella y está disponible tanto para iOS como para Android. Creada por la firma Efficient Products LLC de Israel Berríos y ubicada en Miami, EE.UU., su misión es hacer que facilitar el a veces tortuoso proceso por el que algunos padres pasan al intentar tomar una foto o “selfie” de su bebé.

La idea es ridículamente sencilla: para ayudar a que el bebé esté en un “mood” fotogénico, el app reproducirá vídeos que pueden ser creados por sus padres (y por ende almacenados en el celular), de la librería de vídeos provistos por el app o de un repositorio de vídeos como YouTube, etc.

En la esquina inferior de la pantalla, los padres verán la imagen siendo captada por la cámara frontal o de “selfies” del celular, lo que les permitirá oprimir el botón de tomar la foto en el momento preciso en el que la bebé muestre “su mejor cara”.

Luego de que la foto es capturada, el padre podrá añadir marcos y “stickers” para adornar la foto y así poder compartirla en las redes sociales, almacenarla en el celular, etc.

En este vídeo, la pareja explica y muestra con lujo de detalles cómo funciona.

Y AHORA…EL “PERO”

Todo este asunto de Akuarella está muy bien y demás, y estábamos a punto de cerrar esta nota de forma positiva, pero hay algo que nos inquieta incomoda, y tiene que ver con lo que parece ser un intento de ayudar a una institución sin fines de lucro que deja mucho que desear.

Una vez ejecutado el app, su pantalla de inicio muestra en la parte inferior un “banner” o aviso donde se envuelve en el asunto a la venerable institución hospitalaria para niños St. Jude’s Children’s Hospital.

akuarella-6

El aviso indica que “ganancias de los anuncios integrados en el app (‘in-app ads’) serán donados a St. Jude’s”, y muestra un botón para que el usuario, si gusta, pueda donar al hospital.

¿No hubiése sido muchísimo mejor, más encomiable y de mayor impacto que la donación se produjese directamente de lo que los usuarios paguen por el app y no tener que someterlos a la tortura de ver anuncios en un app que no es gratis? El app cuesta US$2.99, pero estoy seguro que si en vez de que ese costo fuese $3.99 y se comprometieran a donar un dólar de esos cuatro a St. Jude’s, nadie protestaría por el precio del app.

Sin embargo, Akuarella someterá a quienes paguen por esto a anuncios, y al impacto que estos causan tanto el batería o pila del celular como en el plan de datos.

Adamari, Toni y Efficient Products, están a tiempo de reconsiderar.

Súbanle un dólar al precio del app, quítenle los anuncios, expliquen el mecanismo de la donación y de seguro tendrán mucho más éxito que como lo piensan hacer originalmente.

Bajo mi sugerencia, 100,000 descargas del app significarían $100,000 para St. Jude’s. Como está actualmente pensado, St. Jude’s solo vería una cantidad sustancial de dinero solamente si el app alcanza varios millones de descargas. Cuando ese momento llegue, ya ustedes hace rato serían millonarios.

Está muy bien el trabajar para obtener una recompensa monetaria por el esfuerzo envuelto, pero mejor aún sería el lograrlo mediante un enfoque más balanceado que permita que el asunto de las donaciones sera realmente más válido y serio.

Piénsenlo. ¡Están a tiempo!

2 comentarios

  1. ALBIMA
    2 de December de 2016 | 10:09 pm a las 10:09 pm — Reply

    CHARRERÍA

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Washington asistirá a Puerto Rico para la creación de más empleos en el sector de la tecnología

Próxima entrada o post

Con su "dinamismo digital y móvil", Centroamérica y el Caribe llaman la atención de Google