Ya sé que me quejo mucho. Pero creo que es mejor contar las cosas como son y no pintar la vida color de rosa.

Lo que pasa es que en vez de escribir para este blog durante el viaje (como debió haber sido) me tengo que resignar a calentar en el microondas los recuerdos en mi mente y servirselos calientes mientras se pueda.

El día antes de salir a Las Vegas tuve una serie de reuniones impostergables (o sea que no las podía dejar para después) que tomaron parte de mi tiempo de preparación del website. Además recibí una oferta demasiado tentadora que definitivamente no podía pasar.

ANUNCIO

Resulta que estaba yo en una reunión en Microsoft Puerto Rico el 4 de enero víspera del viaje y estábamos hablando de Windows Vista: que si fuimos y grabamos el proceso de fabricación que si fui a Nueva York al lanzamiento mundial que si me acabo de comprar una laptop con especificaciones dirigidas a que Vista corra súper bien etc. etc. y todavía ando sin Windows Vista. De repente uno de los presentes se paró y dijo: si me dejas tu laptop una hora te resuelvo el problema. Y así lo hice. Le dejé mi acabadita de comprar IBM/Lenovo (que dicho sea de paso esa me la compré yo con mi dinero; aquí no hubo auspicio ni intercambio ni nada…que conste…) y me fuí a hacer otras gestiones.

Al fin y al cabo se tardó más de una hora pero valió la pena. Como a eso de las 4 de la tarde recibo una llamada: tu laptop está lista.

Sin comentarios aún. Haz que el tuyo sea el primero.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Infectado con virus e-mail sobre salud de Fidel Castro

Próxima entrada o post

Vista reemplaza a XP