La red inalámbrica que hoy disfrutas en tu casa y en tu trabajo, y que conecta tus computadoras, impresoras y celulares pero que ya está también empezando a enlazar televisores, neveras y estufas, está a punto de “tener un hermano mayor”. Bien mayor.

Los primeros en la familia de apellido Wi-Fi fueron las versiones B y A, conocidas técnicamente como 802.11B y 802.11A. Estos dan velocidades (¡en teoría!) de hasta 11 mbps y 54 mbps respectivamente.

Luego le siguió la versión G, que se lleva muy bien con su hermana versión B pero no con versión A. ¡En toda familia siempre hay problemas!

Entonces llega la chiquitina pero poderosa versión N (802.11N), que supuestamente puede llegar hasta 600mbps.

Y justo cuando estamos acostumbrándonos a la idea de que ya la familia estaba suficientemente poblada, “parió la abuela”.

Para más o menos esta fecha en 2010, tendremos ante la consideración de nuestras necesidades (y bolsillos) la nueva generación de Wi-algo. En vez de llamarse Wi-Fi versión sabrá-Dios-cuál-letra, esta nueva tecnología de redes inalámbricas es tan rápida que necesita un nuevo nombre.

ANUNCIO

Logo de "Wi-Gig"
Logo de "Wi-Gig"
Gente, les presento a “Wi-Gig”.

Este es el nombre con el que se conocerán productos para crear redes inalámbricas que, de acuerdo a lo hasta ahora acordado por la Wireless Gigabit Alliance (porque claro, para todo hay que hacer un grupo), podrá ofrecer velocidades de hasta 7 Gbps. Esto es hasta 10 veces más rápido que Wi-Fi versión N.

Para aquellos que interesan información un poco más técnica, aquí les va: contrario a Wi-Fi, que funciona en las frecuencias 2.5 y 5 gHz, Wi-Gig está por allá arriba por los 60 gHz. Pero no todo es felicidad.

¡Su alcance es de unos míseros 10 metros (unos 30 pies)! Sin embargo, Wi-Gig puede hacer uso de un recurso llamado “beamforming” para extender su alcance. Además, si los equipos con Wi-Gig se van fuera del rango de alcance de 10 metros, este automáticamente “baja” a una conexión vía Wi-Fi N con un alcance de 100 metros (sobre 300 pies).

Hasta el momento, más de 25 compañías incluyendo Intel, Broadcom y Texas Instruments (que son los que hacen los circuitos para que tu computadora o aparato misceláneo tenga Wi-Fi) están apoyando activamente a Wi-Gig, lo que significa que este nuevo bebé no solo no llegará  huérfano al mundo, sino lo acogerá en su seno una familia adinerada que le proporcionará una cuna de oro y su “baby food” será servido en bandeja de plata.

Pero “los vecinos de al frente” no se quedan atrás.

Otro grupo de gente con grandes ideas, la Wireless High Definition Interface Group (WHDI), acaba de completar el trabajo de definir lo que ellos entienden debe ser el estándar que sustituya a Wi-Fi.

WHDI ha creado un sistema para transmitir hasta 3 gbps con un rango de 100 metros. Y otra gente, la SiBEAM, lidera otro grupo, el Wireless HD Consortium, para que la transmisión se realize en la banda de 60gHz.

Y por supuesto, no pueden faltar los padrinos. Sony y Samsung, entre otras compañías, están “apadrinando” las tres, a ver cual de ellos “llega a presidente”.

Sin embargo, pienso que existe la posibilidad de que todos estos estándares de conectividad sean incluídos en un producto de igual forma que hoy día vienen computadoras y celulares con Wi-Fi y Bluetooth.

La razón para este pensar es que realmente no se trata de simplemente conectar computadoras y equipos entre sí, sino más bien el tipo de uso que se le va a dar a dicha tecnología inalámbrica. Por ejemplo, una tecnología puede enfocarse en reemplazar cables (algo que no requiere tanta capacidad), mientras que otra sea más adecuada para transmitir vídeo (que de por sí requiere mucha capacidad).

¿Se convertirá esto en otro VHS vs. Beta? ¿DVD vs. DIVX (que no es lo mismo que DivX)? ¿Blu-ray vs. HD-DVD? ¡Lleguen temprano y busquen un buen asiento en palco!

2 comentarios

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Desaparece de las tiendas el "Windows 7 Family Pack"

Próxima entrada o post

¡Fermi!, ¡Fermi!, ¡Fermi! ¿Donde estás?