El impacto de vientos de más de 110 millas/177 kilómetros por hora, junto a inundaciones a gran escala generadas por el poderoso huracán María devastaron la infraestructura de telecomunicaciones en Puerto Rico, dejando incomunicadas a casi 3.4 millones de personas e impidiendo la respuesta rápida de agencias de manejo de emergencias.

Torres y antenas, tanto de empresas de telefonía móvil como de estaciones de radio y televisión, cablería de fibra óptica y coaxial y la cablería tradicional de cobre para telefonía tradicional y DSL. Además, la fuerte marejada causó que uno de los 17 cables submarinos que conecta a la isla con el resto del mundo dejara de funcionar.

En un comunicado a los medios, T-Mobile Puerto Rico calificó el evento atmosférico como “nunca antes visto”. Por su parte, Claro Puerto Rico describió como “difíciles” los momentos que vive la isla.

ANUNCIO

Por su parte, AT&T dijo a Tecnético que los daños causados por “María” han sido “significativos”.

DESTROZADA LA FIBRA ÓPTICA

Según la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones de Puerto Rico y varios voceros de las empresas de telefonía móvil que operan en la isla, la parte más afectada de la infraestructura fue la red de cables de fibra óptica. Gran parte de esta ha sido instalada de forma área utilizando postes del tendido eléctrico, mientras que otra parte está soterrada. Sin embargo, ninguno de estos tipos de instalación pudieron resguardar estos cables de la furia de “María”.

Otro aspecto que ha agravado la crisis de los sistemas de comunicación luego del paso del huracán, que hizo su entrada a la isla el miércoles 20 de septiembre, ha sido el que la energía eléctrica que hace funcionar las antenas de telefonía celular a muchos de estos falló.

COLAPSA LA ELECTRICIDAD Y LAS ANTENAS CELULARES

El sistema eléctrico de la isla, manejado por la empresa gubernamental Autoridad de Energía Eléctrica, y que de por sí sufre de un avanzado estado de deterioro tras décadas sin recibir el debido mantenimiento, no pudo soportar las condiciones creadas por “María”.

Este terminó colapsando temprano el día antes de la entrada a la isla del huracán. Además, el sistema ya había experimentado serios problemas en sus operaciones dos semanas antes de “María” debido al paso cercano a la isla del huracán Irma.

Como resultado, el 100% de la isla quedó a oscuras, causando que entraran en funcionamiento generadores de electricidad impulsados por combustible diesel/gasoil. Estos forman parte de la infraestructura de telecomunicaciones de la isla, teniendo como misión mantener las antenas de las empresas de telefonía móvil funcionando ante la falta de energía eléctrica.

Sin embargo, al extenderse el tiempo que el huracán tardó en pasar por la isla, el combustible de muchas de estos generadores se agotó, causando que tras concluido el paso del evento atmósférico, un total estimado de más del 96% de las antenas para comunicación celular dejaran de funcionar.

DIFÍCIL LA RECONSTRUCCIÓN

Con una topografía que incluye áreas montañosas y densas de vegetación, las empresas de telecomunicaciones, en su afán de proveer servicio en la mayor cantidad posible de lugares, se han visto obligadas a instalar sus antenas en torres ubicadas en sectores alejados de ciudades y de complicado acceso.

Tras el paso de “María”, la caida de árboles, deslizamientos de terreno y demás efectos del poderoso fenómeno atmosférico han hecho muy difícil que brigadas de reparación puedan llegar para ponerlas nuevamente en funcionamiento.

 

Por otra parte, el robo de generadores y combustible complica el panorama, ocurriendo muchas veces el día siguiente de estos haber sido instalados o repuestos.

Estos factores, combinados con el corte de cables causados por el huracán, por brigadas de limpieza o por actos de vandalismo, han hecho que la recuperación del sistema sea una llena de escollos. Al momento de publicar esta nota, cinco empresas de telefonía móvil (AT&T, Claro, Open Mobile, Sprint y T-Mobile), aún con el apoyo de diferentes agencias del gobierno estatal y federal, tan solo han podido poner a funcionar el 10% de las antenas de telefonía móvil de la isla.

INCOMUNICADOS

Una vez pasó el evento atmosférico, miles de ciudadanos se lanzaron a las calles no tan solo para buscar artículos de primera necesidad, sino también para buscar cómo contactar a familiares y amistades para conocer de o informar su estatus.

Filas de automóviles que se extienden por kilómetros de las principales autopistas y carreteras de la isla en áreas donde torres de telefonía celular continuaron funcionado ejemplarizan el desespero por parte de la población para comunicarse.

Por otra parte, cientos de personas se aglomeraron frente a decenas de comercios en toda la isla que mantuvieron funcionando puntos de acceso WiFi. Uno de estos es el proveedor de acceso a internet Optico Fiber, el cual vió llegar a la parte frontal de sus instalaciones varias decenas de personas deseosas de conectar sus móviles para poder utilizar aplicaciones de mensajería.

3 comentarios

  1. armando
    11/12/2017 | 11:39 pm a las 11:39 pm — Reply

    buenas en todo esto pensaba y sigo pensando . en que los kp4 podrían ayudar múcho : pues tienen los adiestrmientos adecuados para montar bases de radios con antenas sin electricidad : ya sea con sistemas de corriente secundarias ect .

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Vamo' arriba: todo sobre lo nuevo de Apple y un reto al gobierno de Puerto Rico

Próxima entrada o post

Corte de cables retrasan el restablecimiento del internet y demás telecomunicaciones en Puerto Rico