Se acerca el Censo decenal que manda la Constitución de los Estados Unidos en su Artículo I, Sección 2.  Es esta disposición constitucional la que ‘obliga’ al gobierno estadounidense a realizar ese ejercicio que cada diez años se lleva a cabo a través de toda la nación.  Sin embargo les hago la siguiente pregunta: ¿Qué ha cambiado más durante los últimos diez años?  Definitivamente la tecnología ha sido la rama mas cambiante durante este periodo.

Hasta el Censo del 2000, el conteo se ha efectuado relativamente de persona a persona, visitando las residencias y tomando la información de los residentes y su núcleo familiar.  No es irrazonable pensar que durante el próximo evento de conteo, el Buró del Censo de Estados Unidos quisiera utilizar unos mecanismos que simplifiquen el proceso.

Nuestra composición demográfica tiene una marcada divergencia entre aquellos que tienen conocimiento tecnológico y aquellos que no lo tienen.  De hecho, todos los adolescentes de hoy tienen un vasto conocimiento, a nivel general, de los temas tecnológicos en comparación con sus padres.  La mera existencia de estos adolescentes en el mundo cibernético, puede causar que información familiar sensitiva sea divulgada por ignorancia o desconocimiento.  Veamos por qué.

ANUNCIO

Todos conocemos los correos electrónicos que nos envían diciendo que tenemos el mismo apellido que un multimillonario príncipe en tierras lejanas y que tenemos que dar información para heredar dicha fortuna.  También conocemos los mensajes enviados de direcciones parecidas a entidades bancarias, dirigidas a que proveamos la información para acceder el sitio.  ¿Qué detendrá entonces que utilicen este medio para hacerse pasar por funcionarios del censo, pidiendo información confidencial?

Con el auge que ha demostrado tener el fraude cibernético y el robo de identidad en la red, la premisa anterior no es descabellada. Ya que la juventud de hoy, que conscientemente participarán por primera vez en el censo, y a su vez tienen acceso a la red, son presa fácil para éstos criminales sin escrúpulos.

Aquí les dejo unos consejos para detectar un fraude mediante la utilización del censo:

1.  Como cuestión de hecho, el Buró del Censo no va a enviar por correo electrónico ningún formulario para ser llenado por el residente. Si alguna persona recibe un correo electrónico de esta índole, bórrelo, no es real.

2.  Ningún formulario del Buró del Censo le preguntará su número de seguro social.  El formulario contará con 10 preguntas sencillas que puede ser revisado en la página del U.S. Census Bureau.

3.  La forma no puede ser completada y transferida de forma “online”, por lo que cualquier intento de que la misma sea enviada de esta forma es un intento de fraude.

Al día de hoy, el Buró del Censo espera enviar por correo regular dicho formulario a todos los residentes de los Estados Unidos de América, en o antes del día 1 de abril de 2010, para ser devuelto de la misma forma (correo regular).  De ser necesario, se enviará un recurso humano a que realice la función de enumerador, cumplimentando la forma diseñada para este evento.  Esa persona deberá estar identificado como que trabaja para el Buró del Censo, y está encargado de velar por la información que recopila.

Lo único que protege tu información de ahí en adelante es un juramento que este empleado realizó cuando comenzó a trabajar en el censo, el cual protege la información contra la divulgación de la misma de por vida. Por otro lado, es necesario el que se lleve a cabo el Censo, ya que la forma en que se distribuyen alrededor de $400 billones en fondos federales anualmente  depende de este Censo.

Protege tu información, y pídele a los tuyos que protejan la suya también.  Después de todo, es TU identidad.

Lcdo. Carlos G. Salgado Schwarz

info@salgadolaw.net

Twitter – @ley_tecnetico      @charlesgustave

Sin comentarios aún. Haz que el tuyo sea el primero.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

¿Desbloqueaste tu iPhone mediante "jailbreak"? Cuidado con el "gusano cibernético" que anda suelto

Próxima entrada o post

Regresa el “joystick” clásico, pero con USB