A tan solo horas de que acabe el 2019, no puedo evitar pensar en la cantidad de eventos y sucesos que ocurrieron y que, para bien o para mal, definieron la disponibilidad y estatus de Puerto Rico en el mundo de la tecnología.

No los presentaré en orden de importancia. Más bien, la idea es recordar lo que sucedió y de esa manera “sacar cuentas” de cómo le fue a la isla del encanto durante el penúltimo año de la segunda década del siglo 21.

APROBADA LA LEY DE LA OFICINA DEL CIO

Desde mediados de la década pasada, y tras haber pasado por las “manos” de los dos partidos principales, la ley que habilita y da “garras” para al fin dar paso a importantes cambios a la forma como el gobierno contrata y usa la tecnología para mejorar los servicios al pueblo finalmente se convirtió en ley.

ANUNCIO

Se trata de la Ley que oficializa la creación del PRITS (“Puerto Rico Information Technology Service”). Con esta oficina, el gobierno espera establecer y promover la política pública que define la elaboración, manejo, desarrollo, coordinación e integración interagencial efectiva de la innovación y de la infraestructura tecnológica e informática del Gobierno de Puerto Rico, entre otros asuntos.

Lo que sorprende es que la aprobación de esta fue uno de los últimos actos del gobierno de Ricardo Rosselló, a horas de que finalizara su término tras multitudinarias protestas que finalmente lo obligaron a renunciar al puesto de Gobernador de Puerto Rico.

SIN FIN LA ESPERA POR QUE APPLE PAY LLEGUE A PUERTO RICO

Este es el cuento de nunca acabar.

No hay razón para que, luego de que Apple formalizara legalmente y dentro del marco gubernamental de la isla todo lo requerido para lanzar Apple Pay, no esté disponible en la isla.

De todos los bancos que operan en la isla (incluyendo los que están por irse), el único que me consta que está listo y dispuesto para ofrecer Apple Pay a sus tarjetahabientes es Banco Popular.

Ya ellos tienen la infraestructura de “tokenization”, la misma que han empleado por años para Samsung Pay y Google Pay, y todo lo que es necesario tener para ofrecer Apple Pay.

De hecho, en un evento especial en abril, Apple dijo que antes de fin de año, Apple Pay estaría disponible en más de 40 nuevos países y territorios. Lógicamente, pensamos que Puerto Rico estaría incluido en dicha gestión, dado el caso de que ya todo está listo desde el punto de vista legal.

Pero el 2019 ya prácticamente acabó, Apple Pay añadió 43 nuevos mercados a su lista de disponibilidad, y Puerto Rico se quedó “vestido y alborotado”. Sí, ya sé que hay personas que usan Apple Pay aquí. Sí, ya sé que hay comercios que lo aceptan. Lo que no hay es bancos locales cuyas tarjetas de crédito y débito locales funcionen con Apple Pay.

Ojalá y en 2020 no tenga que estar leyendo/escuchando a gente decir “¡pero yo tengo Apple Pay!”. Es que de pensarlo ya me oigo escribiendo/diciendo: “Sí, lo tienes, PERO NO CON UNA TARJETA DE UN BANCO DE AQUÍ”.

EL CHAT EN TELEGRAM QUE TUMBÓ AL GOBIERNO ROSSELLÓ

Primero fue la revelación a principios de año de que en un chat en Whatsapp con integrantes del Partido Nuevo Progresista (PNP) revelado por un senador del partido de oposición, un juez (que a la sazón fungía como presidente de la Comisión Estatal de Elecciones) violó cánones de ética judicial y profesional. Tras este suceso, este tuvo que renunciar a la presidencia de dicha agencia y le costó su puesto de juez luego de que la jueza presidenta del Tribunal Supremo de Puerto Rico lo relevara del mismo.

Pocos meses más tarde, y en lo que se le llamó “El Verano del ’19”, el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) publicó más de 900 páginas de un chat en Telegram en el que el Gobernador Ricardo Rosselló y sus más cercanos allegados “realizaron trabajo político partidista en horas laborables y utilizando recursos públicos desde un chat de Telegram, donde el grupo orquestaba cómo manejar la narrativa política a través de las redes sociales y medios de comunicación del país”, según reportara el CPI.

La revelación de esta información, así como la forma como estos se referían a conocidas personalidades de múltiples sectores de la sociedad puertorriqueña, motivaron a múltiples pedidos por diversos sectores para que el gobernador Rosselló renunciara a su cargo.

Es entonces que tras días de protestas, Rosselló finalmente anunció mediante una premier, publicada en Facebook el día 24 de julio, que estaría dejando el cargo a partir del 2 de agosto a las 5:00 p.m.

Como nota curiosa, y en lo que considero ocurrió por la presión y los nervios del momento, el video donde Rosselló anunció su renuncia se supone que fuera programado (como se hace con cualquier video que se publique en Facebook mediante el método de “premier”) para que saliera a las 11:30 p.m. Sin embargo, la hora llegó…y nada.

Es entonces que se dan cuenta que el mismo había sido programado para publicación a las 11:30 (la hora prometida durante la tarde de ese día)…¡pero de la mañana del día siguiente! Tras tremendo corre y corre, La Fortaleza por fin publicó el vídeo a las 11:41 p.m.

En varias entrevistas que concedí a múltiples medios, señalé que la privacidad no garantiza seguridad, lo que me expuso a varias críticas.

No obstante, me sostengo en el hecho de que la privacidad que en efecto ofrecen sistemas de mensajería como Telegram y Whatsapp no pueden garantizar que la información compartida se mantenga segura. Cualquiera que sea partícipe de un chat en estos sistemas puede convertirse en el eslabón débil que haga que la cadena de seguridad se rompa. Claramente eso fue lo que pasó con el chat de Rosselló y su círculo político.

ADIÓS A AT&T

Para muchos en Puerto Rico, AT&T se había convertido en otra garita, en otro camino dentro de El Yunque. Un inmueble del sector tecnológico puertorriqueño, que jamás pasó por la mente que algún día dejaría de serlo.

Desde la comunicación “larga distancia” y el famoso “1-3-7”, para luego convertirse en la AT&T que conocemos hoy tras comprar a Cingular Wireless y luego a Centennial, generaciones de puertorriqueños utilizaron sus servicios y aún continúan utilizándolos. Según cifras de una publicación de la industria de las telecomunicaciones, se estima que AT&T es el segundo proveedor de telefonía inalámbrica en Puerto Rico por número de suscriptores, superado por un estrecho margen por Claro.

Ellos no lo dicen, pero no hay que ser un insider para concluir que la combinación de más de una década de estancamiento económico, la devastación causada por el huracán María en Puerto Rico, y la inestabilidad política tanto local como allá en el norte fueron motivos que, junto a la enorme deuda de más de 170,000 millones que lleva esta multinacional sobre los hombros, hicieran que AT&T decidiera vender sus operaciones en Puerto Rico a Liberty Latinoamérica. Esto fue anunciado el 9 de octubre.

La transacción de compraventa está en proceso, y no se prevé obstáculos que impidan que se lleve a cabo. Lo que aún no se sabe es si Liberty optará por utilizar la marca “Flow” que ya utiliza en sus operaciones de telefonía inalámbrica en varias islas del Caribe, o si simplemente extenderá la marca Liberty al añadirle “Communications”, “Móvil” o “Mobile” a su nombre, como se desprende de documentos del Departamento de Estado que revelan la registración de ambas marcas.

Registros de Liberty en el Departamento de Estado de Puerto Rico
Registros de Liberty en el Departamento de Estado de Puerto Rico

LLEGA EL 5G, Y ES COLOR MAGENTA

Recuerdo haber dicho en varias entrevistas tras el paso del Huracán María, que este fenómeno atmosférico “se convertiría en lo mejor que le podía haber pasado a la industria de las telecomunicaciones de Puerto Rico”.

Lo dije porque sabía que, tras la devastación a sus respectivas infraestructuras, las compañías de telefonía móvil no actuarían para “poner las cosas como estaban” mediante una simple reconstrucción.

Se sabe que estas estaban a tan solo meses de presupuestar la inversión necesaria para actualizar su red de modo que esté lista para 5G…y lo que venga después. Lo que el huracán hizo fue adelantar dicha inversión.

Es entonces que T-Mobile, capitalizando en la adquisición de prácticamente todo el espectro disponible en el bloque de frecuencias 600mHz, se aseguró de que Puerto Rico formara parte desde el día uno de su red 5G, la cual fue oficialmente puesta en operación el 9 de diciembre.

AT&T había previamente lanzado el “5Ge”, causando gran confusión en el mercado, ya que este es un término utilizado por la compañía para describir las mejoras que le hizo a su red 4G LTE, lo que se supone se manifieste como un paso previo o evolución (de ahí la “e” de 5Ge”) hacia el verdadero 5G.

EL FIASCO DE DISNEY +

Silencio y más silencio.

Eso fue lo que Puerto Rico escuchó de Disney todas las veces que se le preguntó si en Puerto Rico iba a estar disponible el mismo día de su lanzamiento inicial.

Sí, ya sé que la cuenta de Twitter del Fan Club Oficial de Disney dijo que sí. Pero qué mucho sabían cuando el gran día (12 de noviembre) llegó y Puerto Rico…nada que ver.

Solo aquellos que cuentan con un proveedor de acceso a internet que identifique su conexión como que origina de Estados Unidos pudieron tener algo de éxito en suscribirse al servicio (no todo el mundo bajo esas condiciones pudo). Ni siquiera tuvimos la oportunidad de aprovechar la oportunidad que Disney ofreció de prepagar el año por US$14 menos.

Entre confusión y gente/medios sin la más mínima idea de cómo reportar correcta y responsablemente la situación, la isla tuvo que esperar hasta el 19 de dicho mes para, junto a Australia y Nueva Zelanda, por fin tener acceso al servicio.

¿Qué otros eventos tecnológicos que afectaron directamente a Puerto Rico incluirías en esta lista?

Sin comentarios aún. Haz que el tuyo sea el primero.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

¿Se repetirá lo que le pasó a AT&T, Claro, Liberty, Sprint y T-Mobile durante "María"? Lee sus respuestas

Próxima entrada o post

¿Cerrará Best Buy en Plaza Carolina? ACTUALIZADO: sí va a cerrar