A la hora de ahorrar dinero aquellos que poseen un conocimiento práctico de la tecnología mezclado con curiosidad definitivamente lograrán dicho objetivo. Y en este caso el objetivo representa $450 dólares de ahorro.

Eso han descubierto los fanáticos de la fotografía digital cuyas cámaras les permiten capturar imágenes que rivalizan la calidad de unidades convencionales basadas en película de 35 milímetros. Pero tanta calidad viene con un dilema: el buscar dónde almacenar tanta información. Y es que a medida que aumenta la calidad de las fotos de igual manera se acrecenta el tamaño de los “files” o archivos que producen estas cámaras.

Desde hace un tiempo los fotógrafos que usan cámaras digitales han tenido como medio de almacenaje unas diminutas tarjetas de memoria tipo “flash” siendo estas más reconocibles por sus nombres comerciales: compacflash Memory Stick Secure Digital y otras. Pero las tarjetas de mayor capacidad que alcanzan 1 gigabyte no proveen el almacenaje necesario para las exigencias del fotografo digital de hoy día. Es por eso que estos han empezado a recurrir al microdrive.

ANUNCIO

Al igual que el disco duro o “hard disk” presente en prácticamente todas las computadoras del mundo el “microdrive” permite una inmensa capacidad de almacenaje que alcanza los 4 gigabytes. Esto pudiese resultar irrisorio de no tomar en consideración que el tamaño de estos apenas alcanza el de una moneda de 25 centavos. Es precisamente este factor el que hace posible que tomen la forma de una de estas tarjetas de memoria específicamente las del tipo CompacFlash.

Pero la miniaturización tiene su costo. Un “microdrive de 4 gigabytes cuesta aproximadamente unos $650 dólares haciéndolo prohibitivo para una gran cantidad fotógrafos digitales.

Es aquí donde entra la curiosidad y todo lo que mencionamos al inicio de este artículo. El diminuto tamaño de estos microdrives los hace idóneos para utilizarles en una variedad inmensa de equipos portátiles incluyendo reproductores de audio MP3 (MP3 players). Andy Mack un supervisor de producción de Hong Kong alega ser uno de los primeros en descubrir que el MP3 player MuVo2 de la empresa Creative Labs y con un costo de $250 tiene en su interior un microdrive idéntico al que normalmente se vende por separado por sobre los $600. Todo es cuestión de abrir el MuVo2 desconectar y sacar el microdrive que tiene en su interior y listo; un ahorro de aproximadamente $450 dólares.

Un portavoz de Creative Labs fabricante del MuVo2 el cual está en el mercado desde enero de este año dijo conocer lo que muchas personas estan haciendo no sin antes advertir que esta acción tiene como consecuencia invalidar su garantía.

El MuVo2 esta empezando a escasear aunque no esta claro si es por la inesperada demanda causada por los búscadores de gangas.

Sin comentarios aún. Haz que el tuyo sea el primero.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Presentan nuevo servicio de internet vía televisores

Próxima entrada o post

Inauguran centro virtual para la salud pública