NOTA DEL EDITOR: el tema tratado en este artículo está dirigido a nuestro público adulto. Aún cuando hemos sido cuidadosos en cuanto al lenguaje e imágenes utilizadas, sugerimos discreción a los padres.

La imaginación humana ciertamente es prodigiosa.

Es la única explicación por la cual hace muchísimos años atrás se pudo dar la unión entre la tecnología electrónica y el sexo.

Desde simples dispositivos para auto-estímulo y el VCR (sí, el éxito del VCR se debe gracias a las películas para adultos) hasta el DVD, la internet y aplicaciones para el iPhone, la unión de estos dos generadores de placer (en diferentes dimensiones cuando están por separad0) ha demostrado ser explosiva.

Es por esto que se espera que la próxima generación de dispositivos de esta categoría sea una que empuje la innovación a alcanzar nuevas fronteras y traspasar los límites que hasta ahora habían sido trazados.

NACEN LOS “TELEDILDONICS”
Al igual que la televisión permite unir a personas alrededor del mundo, los “teledildonics” buscan conectar los sexos de personas a través de la distancia.

ANUNCIO

Específicamente, el término “teledildonics” (también conocido como “ciberdildonics”) fue concebido en 1975 por Ted Nelson en su libro “Computer Lib/Dream Machines” y se define como juguetes sexuales que pueden ser controlados por medio de una computadora. También se refiere a la unión de la telepresencia (estar en un lugar desde la distancia) con el sexo.

También, el término “bluedildonics” ha surgido recientemente para definir aquellos dispositivos sexuales que son controlados por medio de la tecnología Bluetooth.

Veamos algunos de los sistemas y dispositivos que ya están o se espera lleguen próximamente al mercado.

VFT (“Virtual Feeling Technology”)
Desde la tierra del sol naciente, Japón, nos llega de la empresa SCW (Sexual Cyber World) un sistema de dispositivos combinado con películas eróticas especializadas llamado “Virtual Feeling Technology” (tecnología sensorial virtual) que busca estimular de manera virtual los sentidos eróticos de su usuario.

"Virtual Hole", parte del sistema VFT de la empresa SCW.
“Virtual Hole”, parte del sistema VFT.
El mismo consiste de varias piezas que responden a lo que está siendo mostrado en en una película en la pantalla. Al varón insertar su miembro en una pieza llamada “Virtual Hole” (hoyo virtual), este alegamente experimentará las mismas sensaciones que el actor de la película para adultos siendo mostrada y que ha sido especialmente codificada para activar el “Virtual Hole”.

El “Virtual Hole” se conecta al “Virtual Module”, que a su vez se conecta a un reproductor de DVD común y corriente.

Una señal especial codificada en la película activará el “Virtual Hole” de forma tal que las “movidas” que se ven en la película se traduzcan a sensaciones reales transmitidas por el “Virtual Hole”. Pero eso no es todo.

"Virtual Module"
“Virtual Module”
El sistema también permite que, por medio de un dildo especial conectado también a un “virtual module”, una persona en cualquier parte del mundo y mediante una computadora conectada a internet podrá jugar con el mismo y el resultado ser sentido por quien tenga su miembro insertado en el “Virtual Hole”.

La empresa espera poder unir este sistema a películas en formato tridimensional para lograr un efecto aún más realista. A pesar de que la empresa formó parte de las empresas que exhibieron en el evento “AVN Expo” llevado a cabo en la ciudad de Las Vegas, Nevada, al momento se desconoce cuando estará disponible en Estados Unidos ni su precio de venta en ese mercado.

Gráfica que ilustra el sistema "VFT" de la empresa japonesa SCW
Gráfica que ilustra el sistema “VFT” de la empresa japonesa SCW
Sin embargo, el “Virtual Module” y el “Virtual Hole” se venden en el sitio para el mercado japonés de Amazon por unos 30,000 en moneda japonesa (yen), equivalente a unos US$340.

REAL TOUCH
Por la misma línea del “Virtual Hole” vemos el sistema “Real Touch” (toque real), que busca brindar una experiencia similar.

Sistema "Real Touch"
Sistema “Real Touch”

A un costo de US$199.95, este incluye un dispositivo que, conectado a una computadora por medio del puerto USB, permite transmitir al usuario las sensaciones alegadamente provocadas por la acción que es parte de una película para adultos especialmente codificada.

Algo que diferencia al “Real Touch” del “Virtual Hole” es que el mismo permite el uso de un fluído especial con el propósito de simular la experiencia de un pene en una vagina. Inclusive, el mismo es calentado a temperaturas similares a las del cuerpo de la mujer para, de acuerdo a la empresa, aumentar el realismo.

Otra diferencia de Real Touch versus VFT es la compra de las películas especialmente codificadas para funcionar con dichos sistemas.

En VFT, las películas se compran por un precio fijo. Real Touch las ofrece mediante la compra de minutos. De acuerdo a la compañía, esto permite que el usuario un mejor aprovechamiento de su inversión al consumir los minutos que más placer le representen.  Los paquetes de minutos comienzan en US$14.95 (15 mins.) hasta US$99.95 (200 mins.).

“SQWEEL” PARA ELLAS
Al principio de este artículo hablamos de imaginación y cómo el ser humano ha sabido emplearla para crear singulares uniones de la tecnología y el sexo. Pues esa misma imaginación también ha sido puesta en uso para beneficio de las chicas.

"Sqweel" de la empresa LoveHoney
“Sqweel” de la empresa LoveHoney
En este caso presentamos como ejemplo el “Sqweel”. Este dispositivo operado por baterías une dos temas de importancia universal para el ser humano: la rueda (uno de los inventos más revolucionarios de la humanidad) y el estímulo sexual (uno de los placeres más experimentados por la humanidad).

Una rueda permite que diez “lenguas” hechas de un material especial que simula la textura de la lengua humana roten a una de tres velocidades para estimular el área de la mujer.

El mismo está diseñado para que no se ejerza presión indebida que pudiese herir dicha área tan sensible. En caso de que se aplique demasiada presión, el Squeel cesará de rotar hasta que la presión adecuada sea aplicada.

A un costo de £39.99 (US$69), este ya está disponible por medio de la empresa británica LoveHoney.

Como pueden ver, ciertamente el mercado está ya recibiendo lo que en un momento dado se consideró ciencia ficción: el uso de la tecnología para estimular la sexualidad del ser humano.

2 comentarios

  1. Mildred
    14 de July de 2010 | 3:19 pm a las 3:19 pm — Reply

    No puedo creer que la depravacion llegue a tanto y dejen el uso natural por lo artificial.

  2. jose
    7 de November de 2009 | 7:13 pm a las 7:13 pm — Reply

    no me extraña esta noticia, ya que, lo tecnológico cada día se vuelve más interesante, y accesible para todos los intrépidos en la materia…sexual.

Comenta y exprésate

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicación o post anterior

Trae T-Mobile el primer móvil Motorola con Android

Próxima entrada o post

Cómo navegar por internet sin dejar rastros en tu computadora